¿Sabes aceptar cumplidos?

Hay personas a quienes se les da francamente mal hacer cumplidos. Y también están aquéllas que no saben cómo recibirlos.

¿Te ocurre a ti? ¿Cómo reaccionas cuando recibes un cumplido?

Hay maneras desaconsejables de responder cuando alguien te hace una observación amable. Por ejemplo:

Una persona te dice: ¡Qué guapa eres!

rosa roja

Tú respondes:

  • (1) No, es que hoy me he peinado diferente.
  • (2) Anda ya, ¿no ves las pintas que llevo?
  • (3) ¿Guapa? ¿Qué favor vas a pedirme? Desembucha.
  • (4) Te quedas callada y miras con una sonrisa tímida hacia el suelo.

De las anteriores, unas respuestas son peores que otras. Aunque coinciden en que todas son malísimas.

Responder así a los cumplidos es muestra de inseguridad, de tener la autoestima arrastrando por los suelos. Ése es el mensaje que le estás lanzando a quien te dedica el cumplido.

En ocasiones, es peligroso mostrarse así. Das con ciertos individuos que se aprovechan de tu falta de autoestima para patearte el corazón. ¿Qué necesidad tienes de mostrarte tan vulnerable delante de estos personajes?

Por otra parte, la mayoría de las personas que te dedican un cumplido pretenden hacerte un regalo, una observación sobre algo positivo que perciben en tu persona. Rechazar esas palabras, por tanto, es muy desconsiderado por tu parte.

Ten en cuenta que no te dicen “guapa” (o lo que sea) para reírse de ti o porque piensen justo lo contrario. Casi siempre se trata de una observación amable.

Y, aunque tú no estés de acuerdo con la opinión de quien te dedica el cumplido, qué menos que respetarla, ¿no? Respeta su criterio y acepta el regalo. Así también conseguirás que él/ella se sienta bien.

Entonces, ¿cuál es la forma de responder a un cumplido?

Es lo más fácil del mundo. Basta un “GRACIAS”, dicho con convicción y al instante (sin pausas).

Puedes añadir una sonrisa generosa, si quieres. O un: “Tú también”. Pero no lo estropees diciendo después: “Antes era más guapa” o “Mi prima sí que es guapa”…

¿Ves qué cosita tan simple? Pues tiene más importancia de la que parece en nuestras interacciones diarias. Practícalo y cada vez te irá saliendo mejor.


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...