¿Lo acabas de conocer? Ve despacio

Acabas de conocer a un chico. Estás fascinada. El corazón se te desboca cuando lo tienes cerca. Aun así, sé precavida. Ve despacio.

¿Por qué? ¿Para qué? Ahí van algunas razones:

Qué estás buscando en una pareja

Seguramente, tienes una idea acerca de las cualidades que más te gustan en quien quieres que sea tu compañero. (Si no tienes ni idea, deberías pensar en ello.)

calma

Enamórate con todo el corazón, pero deja que la cabeza también haga su parte. Y, si ésta te dice que el tipo es un mujeriego tarambana o cualquier otra cualidad que a ti no te agrade, hazle caso.

Tómate tu tiempo para conocerlo y así evitas involucrarte con la persona equivocada.

Las prisas no son buenas

Este tipo puede ser guapísimo de morirse, decirte palabras que te derritan y tener mil detalles contigo que te deslumbren.

Eso es lo que ves al principio, sí. Y por eso a tu corazón le falta tiempo para claudicar a sus encantos.

Una vez más: Ve despacio. Detrás de esa fascinación inicial hay algo más y lleva tiempo descubrirlo.

Además, tú te mereces estar con alguien que también se tome tu tiempo para conocerte y valorarte como mereces. No con un cantamañanas que se esfuerza tanto por cazarte cuanto antes.

Ojalá que no, pero… ¿y si el tipo éste monta todo ese artificio y después resulta ser una persona distinta a la que te hizo creer?

Él puede ser un mal tipo

Él puede estar exhibiendo la cara más bonita de sí mismo y ocultando la que no le interesa que tú veas.

No, no seas paranoica. Sólo date tiempo para observarlo, para hablar mucho, para compartir experiencias que te ayuden a descubrir qué tipo de persona es.

La confianza se construye despacio

Poco a poco, se irá construyendo la confianza. Así, con cada encuentro, pasito a paso.

Especialmente si estás interesada en una relación “seria”, deja las prisas a un lado. Además, esta etapa de mutuo descubrimiento y de ir abriendo el corazón es tan bonita, que no está nada mal saborearla con calma. ¿No te parece?

Esta etapa inicial, donde se sientan las bases del respeto y la confianza, son cimientos indispensables en toda relación sana.

Las razones por las que te sientes tan atraída

Esta razón podría encabezar la lista. Si no estás preparada para iniciar una relación, puedes hacerte daño y hacérselo a él.

Asegúrate de que no sientes la necesidad de enamorarte por haber estado sola demasiado tiempo o por el reciente y doloroso final de tu última relación, por ejemplo.

No te metas en una historia sólo por rellenar el vacío de tu corazón. Podrías acabar con él igual de vacío y, de paso, roto.

 

Por todo lo anterior, ve despacio. Es buena idea, tanto para descubrir qué clase de persona es él, como para construir una bonita relación, en caso de que él sí sea la persona adecuada.

Imagen de Lefteris Katsouromallis


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...