Tu mundo gira alrededor de tu pareja

Hay razones por las que no es una buena idea que tu vida gire por completo en torno a tu pareja. Pensemos en algunas, si te parece.

pareja

1. Pierdes tu propia vida

Tú eres una persona con identidad propia; con tu forma de ser, tus intereses personales, tus aficiones, etc.

¿Se te hace saludable renunciar a la persona que eres para centrarte exclusivamente en vivir la vida de otro (aunque sea tu pareja)?

No lo es. Está bien que tu pareja ocupe un lugar primordial en tu vida. Lo peligroso (especialmente para ti) es que ocupe TODA tu vida.

Quizás al principio no te des cuenta. Más adelante lo harás. Puede que lamentes haber renunciado a tantas cosas.

Y no te digo nada si resulta que él/ella se va de tu lado. Entonces sí te dolerá todo lo que has perdido.

2. Pierdes amistades

Si te vuelcas por entero en la vida de tu pareja, ¿qué pasa con tu familia y tus amigos? ¿Te adhieres a los que él/ella tiene en su círculo de relaciones?

¿Qué pasa con todas esas personas que te quieren y están a gusto contigo? También merecen un poquito de atención. Y, aunque te parezca que no, a ti te hacen falta para hablar, para salir, para compartir cosas diferentes.

Si hay gente valiosa en tu vida, no le des la espalda por consagrarte a tu pareja. Él/ella (tu pareja) te entenderá y te dará tu espacio para relacionarte con otras personas. (Si no lo hace, apaga y vámonos…)

3. Te haces más dependiente

De cajón. Cada día que pasa dependes más de tu pareja. Él/ella es todo tu mundo y eso, además de ser peligroso para ti, no te extrañe que se convierta en una carga demasiado pesada para él/ella.

Ponte en su lugar. ¿A ti te gustaría que alguien te adjudicara la responsabilidad sobre su propia felicidad? ¿Que te asfixie y viva pendiente de ti en todo momento?

Si es así, nada. Cada uno tiene todo su derecho a intentar ser feliz como mejor le plaza.

Pero hay una cosa que suele ser cierta: No por invertir todo tu tiempo y tu energía en una relación, ésta va a ir a mejor. Muchas veces pasa lo contrario.

Imagen de Scarleth White


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...