Cómo sonreír incluso si él no te llama

Hay personas que se ahogan en el drama, dándole a un acontecimiento trivial una importancia extraordinaria. ¿Es tu caso?

chica esperando

Él no te llama y te lo tomas como si fuera el fin del mundo. Qué dolor…

¿De verdad que es para tanto?

Vamos a ver cómo puedes manejar la situación sin ahogarte en un mar de lágrimas. Vayan estas ideas para que las consideres:

1. Acepta las cosas como son

La realidad es como es. Ninguno de nosotros es tan importante como para que los demás bailen al son que uno toca.

Él no te ha llamado o no ha contestado el mensaje que le dejaste en Facebook. No se ha comportado del modo que tú esperabas y eso es algo que no puedes evitar ni controlar. Sólo puedes aceptarlo, sin más (aunque no te guste).

Después, decide tú qué vas a hacer al respecto.

2. Observa cómo exageras

Presta atención a esas ocasiones en las que te quejas cuando algo o alguien no se comporta como tú quieres.

Cuando les cuentas a tus amistades lo mal que te sientes, ¿qué es lo que pretendes? ¿Quieres que te den una solución al problema o que presten atención a tu sufrimiento?

3. Toma las riendas de tus pensamientos

En lugar de dejar que el malestar se amplifique hasta que termines pensando: “Nadie puede quererme”, “Me muero por su amor y nunca sabrá que existo”, para el carro.

Vive el presente como es, sin edificar terroríficas pesadillas de futuro ni recrearte en el pasado.

Y, cuando estés más despejada, elige pensar en lo bueno que sí has conseguido y en las maneras en las que puedes obtener de la vida más de eso mismo.

Lo hagas como lo hagas, ten presente que tú puedes hacer bastante para poner en tu vida de los colores que quieres. ¿La quieres negra y fangosa o prefieres que entre algo de luz? Tú decides.

Imagen de Ktoine


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...