¿Estás dando demasiado?

En las relaciones de pareja, los dos dan y los dos reciben. Cuando uno de los dos da mucho más que el otro, la relación no compensa para quien está realizando el mayor esfuerzo.

¿Es tu caso? ¿Estás dando demasiado? Vamos a pensar sobre el tema.

dar

1. No seamos tan estrictos. Los dos dan y los dos toman en una pareja, pero esto no es un balance contable que tiene que cuadrar a la perfección. Unas veces serás tú quien dé más (incluso sin haberlo acordado previamente) y otras, le tocará a él/ella dar más.

Está bien. Cada persona da lo que tiene y lo que puede, cuando puede.

2. Trata de que sea parejo. Uno sólo no puede hacer todo el trabajo. Siempre que las dos partes contribuyan a la relación y que haya consenso, la cosa funciona.

Ahora bien, los dos no tienen porqué aportar exactamente lo mismo en las mismas áreas. Puede ser, por ejemplo, que uno aporte más en la parte emocional y el otro, en lo económico. Cada pareja se organiza a su manera.

3. Evita los grandes sacrificios. ¿Dejarás de ejercer tu carrera sólo porque él/ella te lo pide? (Es un ejemplo.) Si así lo decides, perfecto. Pero si lo haces con un gran sentimiento de pérdida y de renuncia, cuidado.

Para que no comiences a guardar resentimiento contra tu pareja, lo más recomendable es que des sólo hasta el punto donde te sientas bien.

4. Analiza con la cabeza fría. ¿Te sientes frustrado porque das mucho más que tu pareja? ¿Eres tú quien hace el mayor esfuerzo?

Puedes tener todita la razón. Sin embargo, antes de llegar a esa conclusión piénsalo objetivamente. Podría ser que tu pareja esté aportando lo suyo y tú no estés valorando esos aportes.

Sería buena idea que hicieses una lista con lo positivo y con lo negativo; con lo que cada uno aporta. De esa manera podrías ver qué es lo que realmente está ocurriendo.

5. Dialoga. Quizás tú estés inconforme respecto a cómo se están distribuyendo los esfuerzos y tu pareja no piense lo mismo. Para él/ella quizás sea la situación ideal. O puede que pase al revés: Que él/ella se queje y para ti la relación esté bien así.

En ninguno de los casos hay que pasar el problema por alto. Y, como ya sabes, el mismo se soluciona hablando. Si no, se quedará así y, el que lo esté pasando peor, seguirá fastidiado indefinidamente.

Se trata de que los dos seáis felices. ¡Qué rayos! Para eso estáis juntos, ¿no? Bien vale la pena el ajuste, en caso de que haya que hacerlo.

Imagen de Maja_Larsson


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...