¿Por qué tener lástima de los solteros en Navidad?

¿Solteros en Navidad? ¡Qué patético! ¡Qué enjambre de perdedores somos! Cantaremos villancicos mientras nos deshidratamos llorando en nuestra inmensa soledad…

Nada de eso. Los solteros somos un buen número de personas que, por unas circunstancias o por otras, no tenemos pareja durante estas fiestas de paz, amor… y familia.

Una pila de gente a quien tú (si estás en pareja) no tendrías porqué compadecer. Te cuento…

bolas navideñas

1. Los solteros NO estamos solos en Navidad.

O, al menos, no estamos más solos que cualquier otra persona. Lo que ocurre es que los telefilms y los anuncios de televisión nos retratan como una pandilla de llorones, frustrados, amargados y asqueados por no tener pareja con quién discutir dónde pasaremos la Nochebuena.

2. Los solteros NO necesitamos que nos invites a tus reuniones navideñas.

Si quieres hacerlo, adelante. Pero hazlo porque quieres disfrutar de nuestra compañía; no por lástima. Si no nos invitas, no pasa nada. Tenemos planes donde elegir.

Eso quiere decir que es muy posible que declinemos la invitación de cuidar a tus niños para que tú te vayas de fiesta. ¿Cómo? Que no tengamos pareja no quiere decir que estemos disponibles para que tú nos asignes ocupaciones extra.

3. Los solteros NO somos gente rara.

Por favor, si pronto llegaremos a ser la mitad de la población civilizada… Y la mayoría tenemos la inteligencia emocional suficiente para aguantar estas edulcoradas fiestas sin desestabilizarnos.

No, no necesitamos que nos rescates.

4. Los solteros podemos pasarlo muy bien en Navidad.

A falta de reunión familiar y de pareja, buenas son unas vacaciones relajantes. ¿Un viajecito? ¿Por qué no? Somos libres para irnos a explorar el mundo sin que nos pidan tantas cuentas.

Peor lo pasan muchos que no soportan a sus parejas y, para más inri, les toca aguantar también a los parientes de sus parejas.

5. Los solteros sí tenemos donde ir.

¿Vagaremos por las calles? ¿Nos tragaremos todas las películas familiares que den por la televisión? ¿Nos aburriremos como ostras al no tener a dónde ir?

Rompe con esa imagen. A veces el problema es el contrario: Tenemos variedad de opciones y cuesta decidirse.

Dicho queda. Estar soltero (o no) es lo de menos a la hora de disfrutar las fiestas, incluso las navideñas. ¿Lástima? Ninguna.

Imagen de Mukumbura


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...