Cómo desenamorarte de alguien que ves a diario

Dicen que el tiempo lo cura todo y, en este caso, es cierto. Te distancias de la persona que te ha secuestrado el corazón y el sentimiento termina desvaneciéndose con el paso del tiempo.

Pero, ¿qué pasa cuando no puedes poner distancia entre tú y él/ella? ¿Qué tal si trabajas, estudias o, por otra razón, tienes que ver a esta persona? ¿Cómo te desenamoras?

corazón perforado

Márchate

Aprovecha para tomarte unas vacaciones lejos, para solicitar una excedencia o para visitar a tus parientes de un pueblo remoto.

Ésta es la opción más radical y evidente, aunque no la más sencilla. No es tan fácil cambiar de sitio cuando tienes la vida hecha en un lugar, ni puedes tomarte un año sabático para recorrer mundo cuando a ti te venga en gana… ¿O sí?

Seguimos con el resto de ideas, que son más practicables…

Acepta la realidad

Dadas las circunstancias, vas a encontrarte con él/ella a menudo. Asúmelo. Y asume también que NO vas a formar parte de su vida como a ti te gustaría.

Es más, recuérdatelo a menudo. La finalidad no es torturarte, sino dejar de fantasear con un futuro en común que no tendrá lugar.

Reduce tu comunicación con él/ella

Cuanto menos contacto tengas con esta persona, mejor; más espacio tendrás para ir desenganchándote.

Y si, por alguna razón, tienes que hablar con él/ella, intenta no tocar asuntos personales. Habla del tiempo o de cualquier otro tema que se te ocurra.

Vuélcate en otros menesteres

Dedica más atención a tus amigos (si no te hablan de esta persona), al trabajo, a las clases, a tu hobby, etc.

Cuando estés trabajando, céntrate en el trabajo. Si estás bañando al perro, céntrate en eso que haces.

Así también vas poniendo distancia entre tú y él/ella. Te mantienes ocupado con tus proyectos, enfocado en lo que tienes entre manos, sin dar tanto margen a que tus pensamientos vaguen por los valles del desamor.

Sí, es difícil

Ten paciencia. Incluso poniendo de tu parte, el proceso de desenamoramiento no ocurre de la noche a la mañana.

Puede que te parezca difícil o incluso que aún estés resistiéndote a la realidad y no quieras dejar de pensar en él/ella.

Algún día lo harás. Recorrerás el camino y estarás liberado. Lo harás por ti y por lo bueno que mereces.

Imagen de Pulpolux !!!


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...