Viudos que se casan

Dos viudos entraditos en años llevan bastante tiempo saliendo juntos.

Una noche, el hombre se decide a pedirle matrimonio a la señora. Le cuesta hacerle la pregunta, pero lo consigue. Y lo mejor es que ella responde:

– Sí, quiero.

Sin embargo, el viejecito se despierta a la mañana siguiente muy confundido. La memoria a estas edades juega malas pasadas…

– Me acuerdo de haberle preguntado si se casaba conmigo. Me acuerdo de que estaba contenta. Pero… no consigo acordarme de si me dijo que sí.

humorDespués de una hora dándole vueltas a la cabeza, decide llamar a su novia por teléfono. Muy avergonzado, le dice que no consigue recordar qué respondió a su propuesta de matrimonio.

La mujer se lo aclara:

– ¡Ay! Menos mal que has llamado… Esta mañana recordé que le dije que sí a alguien, pero no me acordaba de a quién.

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...