¿Tu novio mira a otras chicas?

Atrás quedaron esos días maravillosos en los que tu novio sólo tenía ojos para ti. Entonces te sentías en una nube, especial, deseada, amada…

Con el tiempo ha cambiado ese punto. Te has dado cuenta de que él sigue con la mirada a las chavalas imponentes que se cruzan en el camino.

¿Llevas mal esta situación? Quédate tranquila y no hagas un drama de este asunto, si observas circunstancias como las que vamos a enumerar:

chicas

1. Él es sincero. Lo sorprendes mirando a una chica y, si le preguntas al respecto, te lo dice sin reparos: “Sí, Menganita es muy guapa.”

Ahí acaba la cosa. Tu chico sólo estaba mirando y no piensa hacer nada al respecto. ¿Qué tiene de malo? Sólo está disfrutando de la belleza que encuentra al paso… Y tú puedes hacer lo mismo.

2. No te compara con otras chicas. Admira la belleza femenina y se abstiene de hacer comparaciones desagradables, como: “Qué cuerpazo tiene… ¿Qué tal si tú cuidas un poco tu figura?”

Comentarios así son los que pueden sentarte mal y con razón. Qué patán, el novio éste.

Si, simplemente, se limita a contemplar los encantos que se le cruzan, déjalo. Tiene derecho a disfrutar de ese pequeño placer. (Y tú, también.) La vida es muy corta.

3. No las mira descaradamente. Hay tipos babosos, que se quedan mirando a una mujer con cara de enajenados. ¿Eso hace tu novio? No es de extrañar que, además de ti, se sienta incómoda la pobre muchacha a quien mira babeando.

Éste no es el caso. Tu novio mira a esa chica discreta y respetuosamente.

4. Es un suceso ocasional. Tampoco es para que te tomes a la tremenda que, de vez en cuando, él le dé un gusto al ojo.

No está todo el día babeando con cuanta mujer se le cruza y, peor aún, haciendo comentarios degradantes sobre su anatomía o tirándoles los tejos, a ver si alguna cae.

La conducta y las intenciones de tu novio no están poniendo en peligro vuestra relación, en este caso.

5. Te da libertad para que tú hagas lo mismo. ¿Qué hay de ti? ¿Acaso tú has dejado de ver que sigue habiendo personas atractivas en este mundo?

Tu novio sabe que, al igual que él encuentra atractivas a otras mujeres, a ti te puede ocurrir lo mismo con otros ejemplares. Le guste más o menos que se lo comentes, lo entiende.

En resumen: Si la cosa se queda en mirar, disfruta del paisaje humano. Y deja que tu novio también lo haga.

Echar un ojito no quiere decir, a priori, que dejes de encontrar atractiva a la persona con quien estás. No tiene mayor trascendencia. ¿Para qué dársela?

Distinto es si él te está faltando al respeto, haciéndote de menos frente a otras mujeres, poniéndote los cuernos en cuanto te das la vuelta o muestra otras señales de que ya no es feliz contigo. Ahí sí hay que resolver el problema. Mientras, no.

Imagen de Ed Yourdon


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...