¿Es buena idea volver con tu EX?

Cada ruptura, por dolorosa que sea, supone una oportunidad para aprender algo nuevo sobre nosotros mismos. Y también la de aprovechar la enseñanza de los errores que hemos cometido para hacerlo mejor en una próxima relación.

El caso es que no siempre pensamos en la próxima relación. Es frecuente debatirse entre dos opciones: ¿Lo dejamos definitivamente o intentamos un nuevo comienzo con él/ella?

corazón de papel

Es natural que pase esto. Un ex te conoce y tú a él/ella. No hay sorpresas. Sabes lo que vas a encontrarte en la relación y, una vez que queda atrás el episodio de la ruptura, quizás te agarras a los aspectos positivos de dicha relación y te sientas tentado a retomarla.

Está bien. Hay muchas parejas que lo hacen. Sin embargo, es una decisión que vale la pena meditar detenidamente. Aquí tienes algunas cuestiones a considerar en tu reflexión:

¿Por qué terminó la relación?

¿Fue debido a un desacuerdo puntual? ¿A un malentendido? ¿A problemas en la convivencia diaria que se pueden resolver con un poco de trabajo por ambas partes?

¿O fue algo más serio?

¿Abusó de tu confianza? ¿Te dolió su traición? ¿Esperas que él/ella cambie?

Abre los ojos. Tú eres la única persona a quien puedes cambiar.

Si el detonante de la ruptura fue un motivo “grande” que no se ha resuelto o si él/ella (o tú) no estáis dispuestos o preparados para abordar, volver con tu ex NO es una buena idea.

Por ejemplo, si él/ella tiene una adicción y con lo único que cuentas para decidirte es su palabra de que va a cambiar. O si uno de los dos fue infiel y el tema no puede hablarse abiertamente; aún perviven el dolor y el resentimiento.

¿Volverías con tu ex por miedo a quedarte solo/a?

Hay parejas que rompen, se reconcilian, vuelven a romper… y así están por largo tiempo. Detrás de esta situación, muchas veces, está el miedo a la soledad y la difícil y poco apetecible soltería.

Miedo que se paga caro, cuando vuelves a una relación conflictiva y estresante, donde no se pueden o no se quieren resolver los problemas de fondo.

Y te quedas atado a lo malo conocido, en lugar de darte la oportunidad de encontrar a una persona más compatible contigo.

La encontrarás o puede que no… Pero es menos probable que la halles mientras estás encajonado en una relación que no funciona.

¿Existe un verdadero compromiso por ambas partes?

Muchas parejas vuelven a estar juntas, después de haberse separado. Los dos se esfuerzan en resolver los problemas que originaron la ruptura. Los dos se perdonan y toman la decisión de trabajar a dúo para construir un futuro, dejando atrás los errores.

Para que eso se dé, ha de existir una buena comunicación, el compromiso por ambas partes para hacer que la nueva etapa funcione y acciones que constaten dicho compromiso. La intención y las palabras no son suficientes.

Y, como te puedes imaginar, esto no se da de un día para otro. Es un nuevo comienzo, que conviene no apresurar.

Sólo tú puedes saber si el terreno es el apropiado para volver a construir una relación nueva, firme, y si la otra persona está lo mismo de dispuesta que tú a hacerlo.

Si no es el caso, calma. Quédate con lo aprendido, deja esa relación y lucha por salir adelante por ti mismo.

No, no es nada fácil. Pero es más doloroso (y hasta enfermizo) empeñarse en hacer funcionar a toda costa una relación que, en el fondo, sabes que no te conviene.

Imagen de Camdiluv ♥


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...