Qué hacer cuando él no te escucha

Estás harta de hablarle mientras parece que él vuela con su mente por quién sabe qué parajes. Harta de repetirle lo mismo. Harta de descubrir que él no se enteró de lo que le estabas contando hace unas horas, aunque parecía que sí lo estaba haciendo.

Esta queja no es nueva. Muchas mujeres pasan por lo mismo. Y, ¿por qué? ¿Cuál puede ser la razón por la que los hombres no escuchan?

Apuntemos algunas de ellas:

no escucha

1. Hablas demasiado

Hay estudios que afirman que las mujeres hablamos mucho más que los hombres. Otros, que depende. El hecho es que hay personas que hablan mucho más que otras.

Naturalmente, si tú estás con un hombre (o mujer) que es de pocas palabras, va a saturarse y, en algún momento, desconectará.

2. Repites lo mismo

Cuando no hay novedad, también es fácil que se evada mentalmente. Tus quejas, regañinas o comentarios afortunados suelen girar en torno a los mismos temas.

Total, que cuando vas por la mitad de la frase, tu hombre ya lo da por sabido y desconecta.

3. Tus temas no le interesan

Quizás toques a menudo temas profundos y enriquecedores. Él hace como que te escucha, para que estés contenta. Pero la realidad es que eso que tú le cuentas le resbala.

4. No le gusta que lo controles

Si continuamente le das instrucciones sobre lo que debe o no debe hacer, también es fácil que te retire la atención. (En ese caso, yo también lo haría.)

5. Su capacidad de atención es muy limitada

Hay hombres (y mujeres) que no tienen la paciencia o la capacidad de concentrar toda su atención en un asunto durante largo tiempo. Como tu discurso dure mucho, vas arreglada.

¿Soluciones? Prueba con esto

1. Sé breve y clara. Cuando le hables, ve directa al meollo, sin rodeos y sin exceso de detalles.

2. Ingéniatelas para mantener su interés. Si tienes que entrar en detalles, intenta hacerlo interesante o divertido. Por ejemplo, recurriendo a alguna anécdota. (Sí, esto puede ser complicado.)

3. Mantén el contacto ocular. Procura que él te esté mirando mientras le hablas.

No pierdas el tiempo en contarle nada mientras él está frente a la tele, ya sabes. Cuantas menos distracciones haya en el entorno, más probable es que te escuche.

4. Comprueba que te está prestando atención. Haz pausas y permite que él intervenga en el tema. No le sueltes el rollo de corrido.

Quizás, puedes utilizar en medio preguntas como: ¿Te suena? ¿Te acuerdas? ¿Sabes de quién te hablo?

5. Pídele opinión. Para poder responder, no le va a quedar de otra que escuchar lo que le estás diciendo.

6. Quéjate menos. A ti te fastidia que pase los fines de semana pegado a la televisión, por ejemplo. No dejas de repetirle lo mismo y, además de seguir con lo mismo, ya no te escucha. Es lo de siempre.

En lugar de decirle lo que no quieres y lo que te molesta, prueba a decirle lo que sí quieres: Me gustaría que este fin de semana vayamos a cenar por ahí.

7. Pide. No ordenes. Tanto hombres como mujeres preferimos que nos pidan las cosas con amabilidad y buenos modales, a poder ser. Las órdenes y las exigencias son peor recibidas.

Imagen de Roberto_Ventre


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...