Situaciones intolerables en las relaciones a distancia

Las relaciones a distancia son complicadas. Mientras los dos miembros de la pareja están separados, han de arreglárselas como pueden para mantener y consolidar su relación.

Muchas parejas pasan con éxito esta etapa. Otras, no. Y, menos, si se dan circunstancias como éstas que vas a ver.

Mensajes demasiado frecuentes

La tecnología es una gran ayuda en las relaciones a distancia, pues facilita la comunicación entre la pareja. Pero en este punto los dos tienen que ponerse de acuerdo y establecer ciertos límites.

relación a distancia

¿Es razonable que tu chico/a utilice las llamadas y los mensajes para controlarte? ¿Que te pregunte a cada ratito dónde estás, qué haces, con quién sales? ¿Que te pida que le mandes una foto de la gente con la que estás? ¡Qué agobio, ¿no?!

Las relaciones sanas están basadas en el respeto y la confianza. Y, aunque la distancia esté de por medio, tú tienes derecho a moverte libremente, sin tener que darle cuentas continuamente a tu pareja.

De vez en cuando, puedes salir con tus amigos o hacer algo espontáneo sin sentirte culpable porque tu pareja pueda enfadarse por eso.

Encuentros en Internet demasiado intensos

Lo mismo que ocurre con las llamadas y mensajes, puede pasar cuando la pareja se comunica a través de videollamadas o similares (como con Skype, por ejemplo).

Qué bonito es cuando una pareja tiene una cita por la noche para contarse qué tal les ha ido el día… Y qué poco bonito es que uno de los dos utilice ese recurso para tener controlada a la pareja.

Ya, ya… En una relación a distancia es más probable que uno sienta inseguridad, miedo de perder al otro. Sin embargo, para que dicha relación sobreviva, uno tiene que confiar en la pareja y respetar sus sentimientos.

Las excusas típicas, como: “Esto no pasaría si no estuviésemos tan lejos”, son inadmisibles.

No es nada sano que uno le pida al otro su contraseña de correo, de redes sociales y demás. Tampoco, que le pida que deje el Skype encendido, para que pueda tenerlo vigilado continuamente. Sí, hay de ésos. Y de los que se enfadan si la pareja decide desconectar la videollamada para dormir en paz.

¿No crees que eso es pasarse? ¡Es un abuso!

También es bastante nocivo que tu novio/a te insista en que te quites la ropa o en que le envíes fotos “especiales”, cuando a ti no te apetece.

No te sientas mal por defender tu intimidad. No dejes que te presione, si se da la ocasión. Alguien que te quiere de veras, te respeta y no se aprovecha de ti.

Demasiadas visitas

Pocos momentos hay mejores en una relación a distancia que cuando la pareja, al fin, se encuentra.

Cuando los dos están de acuerdo en el calendario de visitas, genial. El problema es que haya uno que presione al otro para que, por ejemplo, viaje todos los fines de semana.

La parte presionada se agobia. No puede tomarse el fin de semana estudiar, trabajar o relajarse a gusto. No puede pensar en compartirlo con su familia o amigos (porque el otro se molesta). Además, se ve ahorcada con los gastos. Porque ésa es otra: Tanto viajecito supone un sufrimiento para el bolsillo.

Importantísimo, pues, es que haya respeto y consideración por parte de ambos en este punto y en todos los demás.

Ya sabes. Si estás en una relación a distancia y te agobias por una de esas situaciones o por otras, haz algo al respecto. No son imaginaciones tuyas. Definitivamente, no está funcionando.

Imagen: Boston Terrier Dating Online


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...