5 Errores que no vas a cometer en tu primera cita

Estás listo para tu primera cita con él/ella y tienes claro que no vas a cometer errores tan básicos como éstos cinco.

1. Llegar tarde

Empieza a arreglarte con tiempo. Calcula bien cuánto te llevará llegar hasta el lugar donde te vas a encontrar con él/ella.

Sal de casa con antelación. No dejes que imprevistos como el tráfico, por ejemplo, impidan que llegues a la hora acordada. Es mejor llegar con unos minutos de antelación que llegar tarde.

Si, a pesar de todo, surge un inconveniente de última hora y sabes que vas a llegar tarde a la cita, hazle una llamada a él/ella y dile cuánto vas a retrasarte.

reloj

2. Hablar de temas delicados

Hay ciertos temas de conversación que no son apropiados para una primera cita. Por ejemplo, religión, política, relaciones pasadas, etc.

Es preferible dejar esos temas para más adelante. Además, habiendo tanto de qué hablar, para qué abordar un tema que puede incomodar al otro.

Puedes hablar de libros y películas, de hobbies, de mascotas, de viajes… Anda que no hay variedad.

3. Mostrarte muy necesitado

(O necesitada.) Eso ahuyenta a cualquiera.

Evita comportamientos “excesivos” como, por ejemplo, mostrar unos celos furibundos cuando él/ella hable con amigos; hablar de un futuro en común (si apenas comenzáis a trataros…); llamarle por teléfono continuamente después de la cita, etc.

4. Apresurar la intimidad física

Es buena idea conocer a la persona antes de irte a la cama con ella. No es mojigatería. Es una medida de seguridad y sana, si es que te interesa seguir tratando a esta persona.

Además, ¿qué prisa hay? Esa primera cita puede acabar apoteósicamente bien con un besazo y tú, diciéndole a él/ella, que no aguantas las ganas de verlo/verla de nuevo.

5. Mentir

Una cosa es que realces tus maravillosas cualidades y encantos cuando estés con él/ella. Otra es fingir que eres una persona distinta.

Muéstrate tal cual eres y no des una falsa imagen sólo por agradarle. No sólo porque engañar está feo. También te harías un flaco favor a ti mismo/a y estarías perdiendo el tiempo.

¿De qué te sirve que a él/ella le encante la falsa imagen que tú construyes? Esa imagen no eres tú. Y seguro que, si no es este chico (o chica), hay otra persona que va a apreciar la persona que eres.

 

Básico, ¿verdad? Confía en que todo irá bien y… ¡adelante! Disfruta de este momento.


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...