Tú no necesitas a alguien que te complete

Ahí llega él o ella. Esa persona que estuviste tanto tiempo esperando. Es el AMOR (sí, con mayúsculas), tu felicidad soñada, tu destino, tu media naranja, el ser que te completa.

Muchos no podemos reprimir las arcadas tras leer una cosa así. Suena romántico, pero es una tremenda idiotez.

Primero, porque tú eres un individuo “entero”. No necesitas que nadie te complete.

media naranja

Segundo, porque la llegada de esa persona tan maravillosa no es el final. Al contrario, ¡es el principio! Ahí es donde empieza la aventura.

Básicamente, las personas suelen iniciar una relación de pareja por dos razones:

Razón 1: Confirmar quién eres o convertirte en lo que quieres ser.

Cuando estás en pareja es porque alguien te ha elegido. Eres valioso. Mucho más atractivo que un patético soltero. De cara a la galería eres especial, aunque por dentro te sientas una escoria.

Mejor todavía si eres la pareja de un buen partido, de una mujer de bandera… o de quien sea que cuente con el beneplácito y el aplauso de la sociedad.

Razón 2: Compartir la vida con esa persona estupenda.

Sí, ya sé que tú vas a decir que todas tus relaciones las has empezado por esta razón. Pero no te creas tú que es la más repetida.

Es la opción de las personas que no necesitan a nadie que las apruebe, que les dé el valor que les falta o que las complete.

Son personas responsables de sus emociones. De ésas que no van a echarle la culpa al otro de las películas que se monten en la cabeza: “Ay… Eres tan cruel. Me haces sentir fatal…”

Son personas seguras de sí mismas, responsables también de su felicidad. No necesitan que otro se ocupe de eso.

Distinto es que necesiten ayuda para resolver algún asunto o que estén loquitas por abrazar a su pareja en cuanto entre por la puerta. Vamos, como todo el mundo. Lo que no hacen es cargar al otro con sus expectativas y procurar que las cumpla a rajatabla.

Son personas que se sienten bien consigo mismas. No tienen que estar al lado de otro/a que les diga lo guapas, listos, altas o graciosos que son.

Son personas que eligen aparecer en tu vida cada día y construir una relación contigo. No suena tan romántico como el párrafo telenovelero del inicio, pero es muchísimo mejor… ¿o no? Eso, a tu criterio queda.

¿Se ve la diferencia entre los dos motivos que tiene la gente para emparejarse? Apuesto a que los has visto alrededor.


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...