Cuándo decir “te quiero” por primera vez

Qué momento es ése en el que suenan por primera vez las palabras “te quiero” (o “te amo”)… Maravillosamente romántico para unos; incómodo o intrascendente para otros.

Todo depende del significado que cada uno le atribuya a esas palabras, de las expectativas que le generen, de las intenciones que tenga quien las diga o de lo acostumbrado que esté a decir o a escuchar ese tipo de expresiones.

Dependiendo de lo anterior, variará el momento elegido. Lo que está claro es que hay momentos totalmente desafortunados para decir “te quiero”. Por ejemplo:

  • Cuando estás alcoholizado o bajo el influjo de otra sustancias.
  • Cuando quieres tener sexo o acabas de tenerlo.
  • Cuando quieres corresponder a un gesto amable de tu pareja.
  • O cuando te embarga una emoción que no te deja razonar.

dar cuerda al corazón

Se supone que uno dice “te quiero” en pleno uso de sus facultades mentales y sin que sea una recompensa o un arma para coaccionar al otro. Lo dice porque así lo siente. Pero, ¿cómo dar con el mejor momento?

El sentido común nos dice que es recomendable esperar unos pocos meses. Los necesarios para que exista confianza entre los dos y para saber que la relación tiene camino por delante.

Ya que está asentada la relación, es interesante que los miembros de la pareja compartan sus sentimientos y sus expectativas de futuro.

Si eres tú el valiente que va a inaugurar los “te quiero”, puedes sondear a tu pareja; hacerle preguntas del tipo: “¿Te imaginas qué será de lo nuestro de aquí a diez años?” Con preguntas así te cercioras de si él/ella está en la misma página que tú y de lo que siente por ti.

Así tienes el terreno preparado para cuando le digas: “te quiero”. ¿Qué te parece la idea?

¡Ah! Es importante que ese primer “te quiero” suene en persona, a ser posible. Nada de e-mail, teléfono o mensajito al móvil. Así puedes ver la cara de tu pareja y los gestos que hace cuando escuche esas dos palabras, y sabrás mejor cómo se lo toma.

Tómate tu tiempo y prepara la situación. ¡Suerte!


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...