7 Errores muy comunes en las relaciones

Todos hemos cometido y cometemos errores en nuestras relaciones. Lo mejor de ellos es que uno aprende la lección y se esmera más en las siguientes oportunidades.

Si te parece, veamos estos errores muy frecuentes en las relaciones de pareja. Seguro que te suenan.

(Por cierto, aunque me dirija a ti mientras los escribo, estoy pensando más en las parejas que conozco y en mí misma.)

señal de precaución

1. Tratar de cambiar al otro.

Es comprensible que trates de cambiar al otro creyendo que le haces un favor, porque cambiando será más feliz.

Pero, en realidad, pensando así estás imponiendo al otro tu punto de vista, tus valores y tus necesidades. Y el otro (u otra) es una persona diferente a ti, con su propia filosofía de vida.

Ahórrate el esfuerzo y la frustración aceptando a tu pareja como es. Recuerda porqué te enamoraste de él/ella.

2. Mantener expectativas poco realistas.

Nadie es perfecto. No lo es tu pareja y no lo eres tú.

Que seas perfeccionista, es cosa tuya. Pero no le pidas a él/ella que persiga los mismos estándares de perfección. Si amas a tu pareja, acéptala como es sin intentar cambiarla o controlarla.

3. Discutir por cualquier cosa.

Todas las parejas discuten. Pero algunas entran en un bucle muy desgastante para la relación. Llegan a pelear por cualquier insignificancia y remueven continuamente discusiones pasadas.

Cuando discutas con tu pareja, intenta que el problema quede resuelto. Trata de no guardar resentimientos. Son como bombas que, tarde o temprano, explosionan.

4. Descuidar la comunicación.

La única manera en la que llegas a conocer a tu pareja (y él/ella a ti) es a través de una buena comunicación.

Es absurdo esperar que el otro lea la mente o se dé cuenta de lo que para ti es evidente. Dile lo que piensas, lo que sientes, lo que haces. Y sé accesible para que tu pareja te cuente lo suyo.

5. Mentir.

La confianza es otro pilar que sostiene las relaciones sanas y ésa se construye con honestidad.

Confía en tu pareja. No le ocultes la verdad por protegerlo/la o por miedo a herir sus sentimientos.

6. Dejar de compartir experiencias como pareja.

Las relaciones evolucionan con el tiempo. Pero eso no es excusa para dejar que se pierdan por completo los gestos románticos, tiernos o vibrantes… Esos momentos hay que seguir buscándolos y provocándolos, aun cuando se llevan varios años de convivencia.

Que el estrés, el cansancio y todas las complicaciones de la vida moderna, no te impidan tener ese tipo de gestos con tu pareja; detalles y tiempo compartido que mantengan viva la relación por mucho, mucho tiempo.

7. Hacer responsable a tu pareja de tu felicidad.

Cada uno es responsable de su propia felicidad. No puedes esperar que él/ella se encargue de dar respuesta a todas y cada una de tus necesidades.

Aprende a hacerte feliz a ti mismo y tu relación también saldrá ganando. 😉


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...