Ideas para sobrellevar una relación a distancia

Tú estás en un punto del planeta y tu pareja, en otro. Mantener una relación así es todo un reto, dada la distancia entre los dos. Pero esa prueba se puede superar y, de ahí, construir un futuro juntos. ¿Por qué no?

Considera que cada vez más personas viven situaciones de este tipo. Las parejas que se conocen gracias a las nuevas tecnologías pueden dar fe de ello.

De entrada no te dejes abatir por el problema. Mira si alguna de estas sugerencias te sirve.

soledad

Llega a acuerdos con tu pareja

La distancia es un episodio temporal en la relación con tu pareja. Habrás de hablar con él/ella sobre cómo va a ser este tiempo.

Entre los dos, habréis de buscar un consenso: ¿Cómo os vais a comunicar?; ¿cada cuánto os vais a ver?; ¿cómo va a transcurrir la vida de cada uno durante esa etapa?, etc.

En definitiva, es aconsejable planear un poquito y que los dos miembros de la pareja se comprometan a cumplir con su parte.

Comparte inquietudes

Es recomendable que realices actividades diversas o que practiques hobbies. Y lo mismo por su parte. Así tendréis cosas que compartir y temas interesantes de los que hablar cuando os encontréis.

También unen los intereses comunes. Por ejemplo, que los dos seáis aficionados a un determinado deporte; que sigáis un mismo programa de televisión… Esas cosas.

Sé creativo/a

Ante el inconveniente de la distancia, está tu imaginación. Seguro que se te ocurren ideas, sorpresas, detalles para mantener la chispa en la relación. (Por ejemplo, enviarle a tu pareja una carta a la antigua usanza; dedicarle una canción o un vídeo especial…)

Muchos de los momentos que vais a compartir serán tiernos, románticos, divertidos. No te fijes sólo en la árida distancia, que es una situación pasajera.

Confía

Con las relaciones a distancia es más fácil que nazcan sentimientos incómodos: dudas, celos, inseguridad. Como no sabes qué está haciendo exactamente tu pareja y tú te sientes mal con la separación, pueden pasearse muchos fantasmas por tu cabeza… (o por la suya).

Pon de tu parte para que la confianza entre los dos se haga cada día más sólida. Los dos estáis trabajando voluntariamente para estar juntos en un futuro. Es un objetivo común. Céntrate en él, en lugar de dar espacio a las dudas.

Haz planes con él/ella. Establece con tu pareja una fecha tentativa en la que podréis estar juntos. Y mira hacia ese horizonte. 🙂

Si tu actitud es la de uno que se sienta a ver qué pasa en el futuro, una relación a distancia no es para ti. Como ves, estas situaciones conllevan un plus de trabajo, de compromiso y de planificación compartida.

Pero todo este trabajo que realizas a dúo con tu pareja vale la pena, no sólo para pasar con éxito esta prueba, sino para poner las bases de una relación exitosa cuando estéis juntos, al fin.


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...