Terminó la primera cita. ¿Y ahora?

Llegas a casa después de haber salido con él/ella y, tras cerrar la puerta, te quedas a solas con tus emociones y con múltiples pensamientos agolpándose en tu mente.

Si la primera cita ha ido bien, te preguntarás cómo van a ser los siguientes encuentros. Tendrás unas ganas locas de que llegue la próxima ocasión para estar juntos.

Una impaciencia que te esforzarás en contener para no ahuyentar a esa persona, con quien crees que puedes iniciar una relación.

pasos

Tienes ilusiones. Pero también sabes que no conviene apresurarse; que a una persona no se la conoce bien hasta que no se la ha tratado bastante; que las relaciones precisan su tiempo para asentarse.

Quizás en un par de días, vuelvas a hablar con él/ella. Y, si no quedó acordado anteriormente, surja la ocasión de comentarle lo estupendamente que lo pasaste la otra noche o de pedirle una nueva cita.

Acudirás a ella. Y para los dos será una nueva ocasión para conocer un poco más al otro.

Habrá más encuentros después. Encuentros divertidos, románticos, largos o fugaces. Cada uno de ellos, os irá acercando más.

Pero ahí lo dejas, de momento. Esta noche fue sólo la primera cita. Una, de lo mucho que queda por construir, si es que se va dando. Paso a paso.


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...