¿Puedes confiar en tu novio después de un engaño?

Supongamos que, después de un tiempo con tu novio, descubres que él te ha engañado. Quizás tuvo una aventurilla a tus espaldas o estuvo ligando en Internet.

Una vez que tú lo sabes, él te promete que no volverá a hacerlo. ¿Puedes confiar en él?

¿Por qué te engañó?

Pudo ser porque él estaba insatisfecho con la relación. No iba bien. Y, en un momento de debilidad, cayó en la tentación.

infiel

Sí, es responsable del error. Pero, si hay voluntad por ambas partes, los dos podéis trabajar para reconstruir la relación.

Cosa diferente es que la relación fuese razonablemente bien y él, por capricho o deseo de aventura, te engañara.

Como fuera, saber la razón del engaño puede ayudarte a decidir si confías nuevamente en él o no. Y, si decides hacerlo, será un trabajo de dos sacar la relación adelante.

Él habrá de reconocer su error, disculparse y trabajar para que la relación funcione. Si ésa es su actitud y está verdaderamente volcado en luchar contigo para superar este bache, será más fácil para ti confiar en él.

Por el contrario, si ves que no está tan implicado y ya ha hecho otras trastadas (a ti o a otras personas), escucha a tu intuición: Lo más probable es que vuelva a engañarte.

¿Qué esperas de él y de la relación?

¿Qué necesitas de él? ¿Más compromiso? ¿Mejor comunicación? ¿Que pase más tiempo contigo?

Aclárate primero. Después, pregúntale a él si está dispuesto a trabajar por la relación; si va a darte lo que tú necesitas.

Si él no está dispuesto a trabajar contigo, es para que lo pienses dos veces antes de volver a confiar en él.

Piensa si vale la pena quedarse en una mala relación

Si él no se implica en la relación y te deja a ti todo el trabajo, quizás quieras reconsiderar si quedarte al lado de una persona que muestra tan escaso interés.

Hay personas que se quedan en relaciones nefastas por miedo a la soledad o a no encontrar a otra pareja. Seguramente, su autoestima anda por los suelos.

En caso de que tú estés en ésas, es mucho más importante que pienses en cuidarte tú, que preocuparte por confiar o no en él. Cuando más fuerte y saludable estés (física y emocionalmente), más probabilidades hay de que tomes las decisiones acertadas.

Y recuerda que, si decides perdonar a tu novio y volver a confiar en él, este proceso llevará tiempo. Seguramente, habrá discusiones, dudas y días malos que los dos tendréis que superar juntos. Paciencia.


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...