Qué hacer cuando a él no le interesas

Tú pierdes la cabeza por él y, por alguna razón, a él no le ocurre lo mismo. No corresponde a tu devoción. ¿Qué puedes hacer?

Quizás no te guste leer esto, aunque en el fondo sabes que es lo que más te conviene. Una vez que él te ha dejado claro que no tiene interés en ti (como pareja), tienes que superarlo.

Pero, ¿cómo se consigue eso? Si fuera tan sencillo, ya lo habrías hecho.

corazón helado

¡Claro que es difícil! Aunque puedes hacer algo para no complicar más el proceso y poder pasar página antes. Por ejemplo, esto que sigue.

1. Deja de insistir para que cambie de idea

Esto incluye:

  • Intentar encajar a toda costa en el tipo de persona que sabes que es su tipo.
  • Buscarlo incesantemente con el convencimiento de que, a fuerza de tratarte, se despierte su interés en ti.
  • Seguirle los pasos, espiarlo.

Es muy duro aceptar que no le gustas, que no le interesas. Pero se hace un poco más sencillo cuando te planteas qué quieres tú en una relación.

¿Quieres estar al lado de alguien a quien tienes que “convencer” para que te quiera? ¿Acaso no te mereces estar al lado de una persona que se derrita de amor por ti y te corresponda? Sí, desde luego que te lo mereces.

Y encontrarás a la persona adecuada, cuando termine este capítulo de tu vida.

2. Ponte en su lugar

Lo mismo que tú no sales con todos los que te lo piden (si no te gustan), él tampoco tiene porqué salir contigo, si le interesa más otra gente.

Imagínate que todo aquél a quien tú rechaces sigue insistiendo, enviándote mensajes, buscándote o pidiéndote explicaciones. ¿Qué pensarías si tus admiradores se comportaran así contigo?

Te gustaría poquito el asunto, seguramente. Quizás a él le resulte pesada tu insistencia (si es que insistes mucho). Piénsalo.

3. No alimentes la esperanza

Alimenta las esperanzas que gustes, pero ésa no. Te puede hacer un daño terrible, amén del tiempo que vas a perder mientras esperas.

La puerta se cerró. Él ha sido determinante. En ese caso, lo peor que puedes hacer es pretender agarrarte a un clavo ardiendo:

– ¡Oh! Me ha mandado un mensaje. Eso es que piensa en mí… ¡Ay, bien! ¡Por fin…!

No, no, no. Eso no quiere decir, a priori, que esté jugando, dudando o que haya surtido efecto tu hechizo de amor. Lo que probablemente ocurre es que es una persona que no quiere tratarte como a un despojo, porque sabe que te duele que te haya rechazado.

En caso de que, en un futuro, él cambie de idea y se enamore perdidamente de ti, genial. Pero, por ahora, lo que hay… es lo que hay. Te lo ha dicho claramente. Y te toca aceptarlo como es.

Aferrarte a la posibilidad de que él cambie de idea, buscarlo, pensarlo a todas horas, cuando sabes que él está en otro rollo, te está haciendo daño.

Él no te rechaza porque haya algo de malo en ti, porque no seas suficiente o a saber cuál es la razón que tú te das… Tú estás divinamente. 😉 El asunto es que él tiene otros intereses.

Como otros hemos hecho, tú también asimilarás estas cosillas y superarás este episodio. Serás libre. Serás feliz.

E, ironías de la vida, quizás cuando comiences una historia con una persona que entre en tu vida, el chico ése que te rechazó… ¡se interesará en ti! No sería la primera vez que pasa. (Demasiado tarde.) 😀


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...