Cómo romper con quien te suplica otra oportunidad

Aunque sigas al lado de tu pareja, tu relación hace tiempo que terminó. Estás ahí porque, cada vez que quieres irte, él/ella te suplica que le des una oportunidad.

Las rupturas siempre son difíciles. Y ésta, más difícil todavía. ¿Qué puedes hacer?

grieta

Una opción es quedarte. Aunque, si la relación está hundida, esto sería prolongar lo inevitable. La otra, terminar la relación para que los dos podáis seguir adelante con vuestras vidas.

Aquí tienes unas cuantas sugerencias, en caso de que elijas separarte definitivamente.

Firmeza, ante todo

Sé firme. Esta vez no habrá otra oportunidad. Te hace mal a ti y también a él/ella, que dentro de un tiempo volverá a sufrir con la idea de que lo/la dejes.

No caigas en el drama. Tranquilamente, repítele en pocas palabras que no quieres seguir con la relación. Las veces necesarias hasta que lo entienda.

Y, si no lo entiende, los ánimos se exaltan y la situación se te va de las manos, sal de escena. Es preferible hablar cuando los dos estéis calmados.

Cuidado con la manipulación

Él/ella quizás intente retenerte haciéndote sentir mal, culpable, responsable de su situación: – No podré vivir sin ti– puede que te diga.

Recuérdale que, antes de conocerte, vivió sin ti. Y que cada persona es responsable de su propia felicidad.

Además, ser feliz depende más de la actitud de una persona que de las circunstancias que viva. Si él/ella no puede ser feliz sin ti, probablemente tampoco sepa cómo ser feliz a tu lado.

Que corra el aire

Ya que se disuelva la pareja, trata de mantener la distancia. Es preferible que no contactes con él/ella en un tiempo.

Nada de llamadas, mensajes o interacciones en las redes sociales. Tu EX ha de asimilar la situación. Si tú respondes a sus mensajes, quizás lo interprete como una señal de que quieres volver con él/ella.

Ojalá que no sea uno/a de esos EX que te enganchan… y no te sueltan. Por si acaso, dale un espacio y dátelo tú.

Protégete

Si tienes la mala suerte de que la persona con quien rompes se niega en redondo a aceptar la ruptura y adopta una actitud agresiva, protégete.

No hay derecho a que te persiga o a que te llame continuamente y a que, por ello, tú estés viviendo con el miedo en el cuerpo.

Busca apoyos en el entorno o acude a la policía, que para eso está.


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...