Cómo señalar un error sin que el otro se sienta mal

Tu pareja ha metido la pata. Piensa en el fallo que quieras:

  • Uno importante, como olvidarse de presentar a tiempo un documento y, como consecuencia, tendrá que pagar una multa estratosférica.
  • O uno menos grave, como un error ortográfico en un informe.

Quieres señalarle el error, pero sin herir sus sentimientos y, porqué no, sin quedar como el malo (o la mala) de la película.

error

Ponte en su lugar y, si él/ella se ha dado cuenta de que se ha equivocado, considera no mencionárselo. Total, ya ha visto el fallo y quizás se siente lo suficientemente mal por su cuenta. ¿Para qué recalcárselo? ¿Para que se sienta peor?

Si no se ha dado cuenta y quieres echarle un cable, dile dónde está el fallo. Eso sí, trata de no sonar como un dictador o como un sabelotodo. Porque esto, como sabes, hace que un error sea más difícil de digerir para quien lo comete.

Y, ya que estáis los tres: tu pareja, el error y tú, céntrate más en buscar soluciones con él/ella para enmendarlo, en lugar de dar tantas vueltas a quién lo cometió y en la pifia tan grande que representa.

Si es posible buscar soluciones juntos y tú le ayudas, no se sentirá tan mal. Y, probablemente tú no quedes como el malo/a de la película.

Lo anterior es sabido por todos. Pero, de tan básico que es, suele olvidársenos en el ajetreo de la convivencia diaria. No está de más recordarlo.


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...