Cuando tu familia no aprueba tu relación de pareja

Tiene sentido que te interese que tu familia acepte a tu pareja. Es estupendo cuando hay armonía y tu chico/a puede convivir con las personas más importantes para ti.

¿Qué tal cuando eso no ocurre? ¿Qué pasa si tus padres (u otros miembros de la familia) desaprueban a la persona con la que inicias una relación?

Esto puede ser duro. Seguramente te sientas dividido/a entre tu familia y él/ella.

madre e hija

De primeras, quizás reacciones a la defensiva o enfadándote con tu familia por no aceptar a tu pareja. O quizás reacciones ignorando lo que te dicen y manteniendo la relación en secreto.

Pero eso es difícil de mantener a largo plazo. ¿Vas a estar todo el tiempo que dure la relación peleándote con tu familia o manteniendo un secreto? Lo más seguro es que acabes sintiéndote mal.

Las relaciones saludables se construyen con respeto, confianza y comunicación (cosa que incluye la relación con tu familia).

Si tus relaciones con la familia son así (es decir, que eres libre para hablar con ellos sin que te amenacen, te manipulen o se pongan agresivos), lo que de veras puede ayudar es que te expliquen con calma qué objeciones le ponen a tu pareja o a tu relación.

La conversación puede ser incómoda o difícil, pero mientras prevalezcan la tranquilidad y el respeto, es lo más conveniente: aclarar la situación con ellos.

Tal vez te digan que tu pareja les parece muy controladora; que no les gusta cómo te trata… Puede que no tengan razón. Pero también podría ser que sí; que ellos se hayan dado cuenta de algo poco sano que a ti te ha pasado inadvertido.

Por si la duda, habla también con los amigos con quienes tienes más confianza. Pregúntales qué piensan de tu pareja. ¿Coinciden ellos con lo que dice tu familia? Si coinciden, lo más sensato es que reflexiones sobre ello. No eches en saco roto sus impresiones.

En caso de que tu familia se oponga a tu relación de pareja sin darte una razón específica o si lo/la rechazan porque no les parece bien su edad, religión, apariencia, orientación sexual, etc., la situación es distinta.

Son prejuicios. Y esto tiene más que ver con ellos (tu familia) que con tu pareja. Cómo manejes esto dependerá de la relación que tengas con ellos (si vives bajo su mismo techo, si la relación es estrecha, si os lleváis bien…).

Podrías manifestarles (con respeto, claro) que has tomado nota de su opinión acerca de tu pareja, pero que tú no estás de acuerdo con eso. Podrías sugerirles incluso que compartan algún tiempo con tu pareja, para conocerlo/a mejor.

Y, si no se da y la cosa va de mal en peor, podrías hacer una pausa en tu relación, mientras vas “trabajando” las cosas con tu familia.

En cualquier caso, lo importante es que trates de decidir lo que sea más sano para ti.


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...