¿Cómo es el inicio de una bonita relación?

Cada cual tiene su concepto de “relación bonita”. Aquí vamos a suponer que se trata de una relación saludable y con buenas perspectivas a futuro.

¿Qué elementos están presentes en el inicio de esta historia?

El respeto mutuo

Respetas las ideas, opiniones y sentimientos de esta persona (y él/ella respeta los tuyos). Porque, a pesar de que tenéis bastante en común, siempre hay diferencias. Sois dos personas distintas.

Y, esas veces en las que no estás de acuerdo con él/ella, eres consciente de que lo que dice tiene sentido y es importante para él/ella.

bonita pareja

La comunicación

Estás a gusto hablando con él/ella. Eres libre para expresarte sin temor a que su opinión sea contraria a la tuya. La confianza crece despacio, cada día que pasa, y el respeto prevalece.

A él/ella le pasa lo mismo. Esto pinta bien, a pesar de las discusiones ocasionales. ¿En qué pareja no las hay?

No siempre estás de acuerdo con él/ella. Y, cuando surgen cuestiones en las que a uno de los dos le toca ceder, no siempre cede el mismo.

El apoyo

Animas a tu pareja a luchar por sus objetivos, así como él/ella está de tu lado.

Y en esos días en los que uno de los dos anda de bajón, ahí está el otro para ayudar: escuchando, dándole espacio, permaneciendo a su lado… o lo que sea apropiado, según el caso.

Las relaciones saludables son así; a cada uno le interesa el bienestar del otro.

El derecho a poner límites

(Cosa que podría incluirse en el vasto terreno del respeto.)

Tu pareja no necesita tener acceso a tu correo ni a tu cuenta de Facebook para tener una relación estrecha contigo. Qué va. No tenéis porqué compartirlo toooodo. Tanto tú como él/ella tenéis vuestro espacio y eso es muy saludable.

No tolerarías que él/ella se saltara estos límites a la torera. Ni éstos ni otros.

Dado el caso, le dirías que no te hablara subiendo tanto el tono; le pedirías que no te hiciera ciertas bromas o le dejarías claro que no te comprometa con otras personas sin preguntarte a ti primero.

Tú estableces los comportamientos que no son aceptables para ti. Él/ella establece los suyos. Y los dos respetáis los del otro.

 

Si tuviste una relación anterior a esta, aprendiste de tus errores y de lo que no fue bien. Ahora surge una nueva oportunidad. Una relación que comienza con muy buen pie.

Suerte… Y que dure.


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...