Ideas para una ruptura repentina

Todo iba bien, según tú, y de la noche a la mañana él/ella rompe contigo. La relación termina sin que lo vieras venir. ¿Cómo asimilas esto?

La relación no iba tan bien, después de todo. Puede que no hubiera peleas o conflictos graves según tu punto de vista. Pero tu pareja tenía una opinión diferente, al parecer.

Esas rupturas son más comunes de lo que crees. La gente está tan tranquila haciendo la compra, cocinando, estudiando, trabajando y, de repente, reciben un mensaje que dice que la relación terminó.

Aquí van unas ideas para sobrellevar esta situación. (Ojalá no te hagan falta.)

roto

1. Da cauce a tus emociones. No te quedes con las ganas de gritar, llorar o patalear, si eso es lo que necesitas en ese momento. Deja salir ese malestar.

Quizás sea buena idea buscar el lugar y la manera más apropiados para desahogarse. En lugar de montar el show en el supermercado, puedes elegir un sitio más privado.

Y, ya puesto/a, además de llorar, quizás te apetezca salir a correr para despejarte. Son ejemplos. Cómo te desahogues es cosa tuya. Pero hazlo.

2. Desahógate sin hacer estupideces. Sí, tú eliges como dejar salir ese malestar. Cosa que no está reñida con evitar ciertos comportamientos de los que más tarde puedas arrepentirte.

Ejemplos: Fundirte los ahorros en compras absurdas, destrozarle el coche a tu pareja, conducir tú mismo/a a lo temerario… Tú sabes. Cuando uno está fuera de sí, es propenso a dar rienda suelta a impulsos bastante inconvenientes.

3. Busca la inspiración adecuada. Ya que pasen los días y vayas encajando el golpe, no hagas más largo el mal trago.

¿Por ejemplo? Escuchando canciones de amor que te suman en la desesperación, hablando sin cesar del tema con tus amistades o emborrachándote mientras miras fotos de los dos.

Busca cosas más positivas para inspirarte: frases, canciones, películas, posters… Lo que sea que te dé ánimos y te recuerde que vas a salir adelante. ¿A que esto es más sano que lo anterior?

4. Sé realista. Te va a llevar tiempo situarte y enfocar tu rumbo. Sé paciente contigo y no te metas prisa para estar perfectamente y a pleno rendimiento poco después de haber roto con tu pareja.

5. Mantén la distancia. Es buena idea que corra el aire entre tu pareja y tú durante un tiempo. Ya que fue él/ella quien te dejó, es de suponer que actualmente esté en una posición mejor que la tuya, haciendo lo que quería.

Para ti va a ser más difícil, porque no estabas preparado/a para la ruptura. Permanecer en contacto con él/ella quizás haga que te aferres a la relación, que trates por todos los medios que vuelva contigo. Y no lo hará (de momento), porque ahora mismo está donde quiere y con quien quiere.

Dale tiempo y, sobre todo, dátelo tú. Ya se verá qué pasa más adelante. Demasiado duele que te dejen de esta manera, tan súbita, como para añadirse uno mismo más sufrimiento, ¿no te parece?


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...