¿Sospechas que tu EX quiere entrar en tu correo electrónico?

Termina la relación y a ti se te queda la mosca detrás de la oreja. Conoces a tu ex y llegas a la conclusión de que es probable que sienta la tentación de hackear tu correo, tu cuenta de Facebook o, peor todavía, entrar en tu servicio de banca electrónica.

¿Cómo puedes prevenir que se meta donde no debe?

seguridad en internet

Lo más seguro: Protege tus contraseñas.

Cambia las contraseñas de los servicios que uses, por si se da la circunstancia de que conoce alguna de ellas.

Crea nuevas contraseñas. Que sean largas y que combinen números, símbolos y letras.

Ni por asomo utilices palabras o frases que él/ella pueda deducir. Por ejemplo, tu fecha de cumpleaños o el nombre de tu madre.

No repitas la misma contraseña. Trata de que cada sitio tenga la suya. Si te haces mucho lío con ellas, apúntalas en algún sitio o utiliza un programa como LastPass.

Así se quedarán guardadas en un mismo lugar todas tus contraseñas y sólo tendrás que utilizar una, la “llave maestra”.

– Por el momento (y sería buena idea que lo mantuvieras así) usa varias medidas de seguridad de las que ponga a tu disposición el servicio que se trate. Por ejemplo, la verificación en dos pasos de GMail o la notificación de inicio de sesión en Facebook.

Y, en caso de que tu EX sea muy hábil en estas cuestiones, infórmate bien sobre las maneras que existen de averiguar contraseñas de otras personas. Lee sobre el tema. Esta entrada, por ejemplo, es buena para empezar.

Doma tu paranoia. Pero, eso sí, es buena idea que te protejas.


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...