No mereces que te trate así

Quizás no te sientas una maravilla. Todo lo contrario: Te ves como poquita cosa; tu autoestima está en sus mínimos.

Esto es peligroso, porque puede derivar en que coloques a tu pareja por encima de ti; en que pongas sus opiniones, sus decisiones y sus necesidades siempre por delante de las tuyas.

¿Qué pasa si das con una persona que se aprovecha de esa vulnerabilidad?

pequeño

Puede que justifiques acciones que no son nada respetuosas para contigo. O incluso que ni te des cuenta de la desconsideración que suponen.

¿Quieres ejemplos?

1. Te pone mala cara cuando expresas una opinión con la que él/ella no está de acuerdo. O deja de hablarte por días cuando haces un comentario que no le gusta (aunque no haya sido particularmente ofensivo).

2. Coquetea con otras personas en tus narices.

3. Te echa la culpa de lo que le parece, incluso cuando él/ella debería asumir la responsabilidad de su error.

4. Te deja plantado/a; cancela planes que hizo contigo o no tiene tiempo para ti. Aun así, tú sigues pendiente de él/ella para que no se moleste.

5. Siempre te toca a ti ceder. Y, cuando a uno de los dos le toca sacrificarse, ése/a eres tú.

6. Te llama o te escribe mucho menos de lo que tú lo haces.

7. Te busca siempre que necesita algo de ti; un favor, un rato agradable, que le hagas la pelota, etc.

Puede que sepas que esta persona siente menos “amor” hacia ti del que tú sientes hacia él/ella. No obstante, tú sigues insistiendo con la esperanza de que, algún día, te corresponda como quieres.

Es probable que eso no pase. Es probable que termines resentido/a y con la autoestima aún más dañada. Porque tú, al permitir que te trate de esa manera, le estás enseñando a esta persona que no eres importante.

Y desde luego que lo eres. Pero tienes que sentirlo para poder enseñar a los demás a tratarte con respeto.


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...