¿Tienes un problema de celos?

¿Qué tienen que ver los celos con el amor? ¿Qué tiene que ver la falta de confianza, las acusaciones sin fundamento, el control… y todo lo que se deriva de los celos infundados?

Poco tienen que ver. Más bien, los celos son un problema que suele estar relacionado con las inseguridades de quien los padece.

¿Los padeces tú? ¿Cómo saberlo? Aquí tienes algunas señales que avisan de este problema.

celosa

  • Sientes la necesidad de saber qué está haciendo tu pareja durante el día: dónde está, con quién, para qué…
  • Lo llamas varias veces al día para estar al tanto de sus actividades.
  • Te molestas cuando lo llamas y no está disponible para ti.
  • Si te dice que está cansado o que se siente mal, crees que es una excusa. Lo que ocurre es que ya no tiene tanto interés en ti.
  • Sientes el impulso de echarle un ojo a su teléfono móvil, al correo o a las redes sociales donde él participa.

Cuando hay signos certeros y evidentes de que tu relación está en peligro, los celos son comprensibles. Tienes miedo de perder algo que consideras valioso (tu relación).

Los celos peligrosos y dañinos son ésos basados en sospechas, en fantasías terroríficas que nacen de tus inseguridades. Tienen más que ver con el miedo que con el amor. Es más, destruyen el amor… y te destruyen a ti.


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...