3 Sugerencias para atraer a la persona apropiada

¿Te parece complicado atraer a una buena persona con la que te lleves bien? Hay tres cositas muy simples que ayudan a que eso ocurra.

Haz cosas con las que te sientas a gusto

Una persona que rezuma energía positiva haciendo lo que le gusta es un imán.

Imagínate que te entregas a tu pasión por la música o por el deporte, o que desbordas ganas estudiando una profesión a la que quieres dedicarte.

En esos entornos es más probable que encuentres a una persona con intereses parecidos a los tuyos y, por tanto, la conexión entre los dos sea más fácil.

par de corazones

O quizás no te encuentres a ese hombre estupendo o mujer maravillosa compartiendo una actividad que a los dos os apasiona.

Puede ser que el encuentro se dé en otro lugar y que, igualmente, esa energía positiva que emanas al estar haciendo cosas que te llenan conquiste su corazón.

Sé tú mismo/a

Sé siempre tú, porque de lo que se trata es de encontrar a una persona a quien le guste cómo eres realmente. Si adoptas una pose falsa, habrás de mantenerla indefinidamente.

Esto es más difícil de lo que parece. Porque, aunque cada uno de nosotros es único, a veces surgen presiones que nos empujan a comportarnos de otra manera; no como somos, sino como los demás esperan que seamos.

Por ejemplo, si todos en el grupo de amigos van a probar no-sé-qué tipo de estupefaciente y tú estás en contra de esa idea, ¿qué haces? ¿Te dejas llevar por la mayoría o defiendes tu postura?

Respétate a ti mismo

Quizás, esto sea lo más difícil y, a la vez, lo más importante: Respetarte a ti mismo.

Esto implica estar en paz contigo; aceptarte y quererte como eres, y enseñarles a los demás cómo quieres que te traten.

Una vez que establezcas tus límites, defiéndelos. Esto, además de dejar fuera de tu vida a ciertas compañías indeseables, ayuda a otras personas a saber cómo comportarse contigo.

Por ejemplo: Te molesta que un amigo llegue tarde cuando queda contigo o que continuamente cancele los planes a última hora o que te llame por teléfono cuando tú estás haciendo otras cosas…

¿Dejas que él se imagine que a ti te sienta mal lo que hace? ¿O hablas con él para aclararle que no te gusta que haga “eso” (lo que sea que te molesta)?

Es preferible hacerle saber qué toleras y qué no toleras. Porque cada persona establece límites diferentes. Y, ya sabes, si no está dispuesto a respetarte, que busque por otro lado.


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...