Qué actividades propones en una primera cita

¿Qué sientes la primera vez que quedas para salir con alguien a quien apenas conoces? Hay gente que se sube por las paredes, ya sea de la ilusión o del pánico.

Descartemos lo segundo, si te parece, y apuntemos algunas actividades que encajan bien con ese primer encuentro.

Si eres tú quien propone qué hacer en esa primera cita, ¿cuáles son las mejores opciones?

Las opciones más recomendables para una primera cita

tazas de regalo

1. Ir a tomar café. Es clásica, bastante asequible y da para una buena tertulia. Además, si la cita para el café es a primera hora de la tarde y la cosa va sobre ruedas, después puede venir una segunda actividad, como las que siguen.

2. Salir a pasear. Saludable para el cuerpo y para el bolsillo. Dar una vuelta por los lugares más bonitos del entorno es relajante, ameno y te permite hablar a gusto con tu acompañante.

3. Ir a cenar. Otra opción clásica. Si no conoces muy bien los gustos de tu acompañante, lo suyo es NO elegir un restaurante especializado en un tipo de comida que quizás no le guste a él/ella.

Ve a lo seguro. Propón un sitio agradable, que se preste a la conversación y donde sirvan opciones para paladares diversos.

4. Ir a un evento local, como ferias u otras celebraciones abiertas al público. El ambiente distendido puede ayudar a romper el hielo. Y, además de pasar un buen rato, es otra opción bastante económica.

¿Ves por dónde van los tiros? Son propuestas sencillas, asequibles para el bolsillo y que brindan la ocasión de que los dos descubráis cosas el uno del otro.

Las que se apartan de estas líneas no son tan buenas opciones para una primera cita (quizás sí para las siguientes).

Opciones menos recomendables

1. Ir al cine. Si la película viene después del café, es una buena idea. En caso de ser la primera o única actividad, no tanto. La razón es simple: No puedes hablar con tu acompañante mientras ves la película y, en una primera cita, esto es básico.

Aun así, si eres muy tímido y ésta es la opción que menos te abruma, adelante: Pídele que te acompañe al cine.

2. Cocinar para tu pareja. A menos que seas un cocinero experto, esta opción es muy estresante y más aún si no tienes claras sus preferencias.

Se añade, además, un punto de peligrosidad si invitas a tu casa a una persona a quien apenas conoces.

3. Citas “caras”. Se entiende que quieras impresionar a tu acompañante, pero no es buena idea hacer planes complicados o gastar mucho dinero en una primera cita. ¿Qué tal que no funciona?

Imagínate que, por quedar bien, invitas a tu pareja a un evento muy repipi y él/ella no se siente nada bien allí. O que te gastas un fortunón en un paseo en yate para nada, porque la cosa no fluye.

Ese tipo de cosas es preferible dejarlas para más adelante, a menos que tengas claro que van a ser un éxito.

Si no se te ocurre qué actividades proponerle, pregúntale a él/ella qué le gustaría hacer. Es un gesto que deja ver tu interés por hacer que él/ella se sienta a gusto. Los dos ganáis. 🙂

Imagen de ginnerobot


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...