¡Cállate!

Un hombre va conduciendo con su mujer de copiloto, cuando en el trayecto lo detiene un policía.

El policía se aproxima al vehículo y el hombre le pregunta: – ¿Cuál es el problema agente?

Usted conducía a más de 80 kilómetros por hora en una zona donde el límite eran 60, le responde el policía.

No, señor. Todo lo más, iba a 65 kilómetros.

risaLa esposa interviene: – Pepe, por favor… Ibas a más de 80, que yo lo vi.

(El marido le lanza una mirada fulminante a la mujer.)

El agente prosigue: – Además le voy a multar, porque uno de los faros de atrás está roto.

¿Cómo que está roto? No puede ser – responde el conductor.

Vamos, Pepe. -apunta la mujer- Llevas semanas con el faro roto.

(El marido vuelve a mirar con mala cara a su mujer.)

También estoy viendo que no lleva puesto el cinturón de seguridad. Le pondré otra multa por eso – sigue el policía.

Es que me lo quité cuando paramos y usted venía hacia el coche – le dice el hombre.

Ay, Pepe… Tú casi nunca te pones el cinturón – corrige la mujer.

El hombre no aguanta más. Se vuelve hacia la mujer y le grita: – ¡CÁLLATE!

El policía interviene: – Señora, ¿su marido suele gritarle así?

La mujer responde: – No, sólo cuando está borracho.

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...