¿No se te acercan porque pareces inaccesible?

He ahí una fémina a quienes los hombres miran, pero no se le acercan. Y, si lo hacen, se ponen tan nerviosos que no atinan a compartir una conversación y son delatados por su agitación y su sonrisa nerviosa.

¿Cómo? ¿Esa fémina aparentemente inaccesible eres tú? ¿Qué tienes para intimidar así al personal?

Hazte la pregunta

Si no caes en qué puede ser eso que mantiene a los chicos a distancia, pregunta a tus amigos (especialmente a los chicos, claro está). A ver qué te dicen.

sola esperando

Quizás se sientan intimidados por tu inteligencia, por tu belleza, por tu lenguaje corporal o porque estás vigilada por amigos, amigas o familiares dispuestos a frenar en seco a los buitres que se te acerquen.

A saber cuál es la razón… Pero, para arreglar el problema, lo primero es dar con ella. Y, a partir de ahí, actuar.

¿Es tu inteligencia?

Puede ser que tus conocimientos y tu elocuencia desarmen a la criatura que se te acerca. Tu mente brillante despierta sus inseguridades.

La solución NO es que te hagas la tonta para ligar más. ¿Cómo vas a renunciar a tu inteligencia, que es una cualidad tan estupenda?

Lo que sí puedes hacer es aligerar las conversaciones, introducir bromas o anécdotas de la vida cotidiana, entre otros temas más complejos que abordes. La variedad es la clave.

Así te ven más “real”; la persona que eres, no un cerebro con piernas.

¿Es tu belleza?

Quizás el punto es que eres tan atractiva físicamente, que los chicos te ven como inalcanzable. Lo mismo dan por sentado que ya tienes pareja y no se acercan.

En ese caso, una solución podría ser que tú fueras un poco más “activa” en el proceso. Por ejemplo, sonriendo a ese chico que te gusta y no se atreve a aproximarse, saludándole o haciéndole algún comentario casual, para que vea que no muerdes.

¿Es tu lenguaje corporal?

Quizás los intimida que te ven muy escandalosa y enérgica… O, al contrario, que te ven retraída y distante.

Por supuesto, no tienes que fingir lo que no eres. Pero sí podrías intentar relajarte y sentirte más cómoda, en caso de que aparentes ser muy seria, por ejemplo. O mostrar más tu lado “suave” o moderado, cuando estás en público, en caso de que te tengan por un torbellino.

¿Son tus guardaespaldas?

Es más complicado que se te acerquen cuando, por ejemplo, vas a un local con una pandilla que no se te despega.

En tal caso, podrías separarte del grupo en algunos momentos; moverte por el lugar hablando con unos y otros… Eso, para propiciar la ocasión de que alguno de estos chicos indecisos se aproxime.

 

Como ves, hay pequeñas tácticas que puedes llevar a la práctica para romper pequeñas barreras a los candidatos que quieran acercarse a ti, sin fingir ser otra persona.

No ocultes lo que te hace especial sólo para que se te acerquen. No te esfuerces en cambiar sólo para gustarles. Te trae más cuenta que se aproxime un chico valiente, que observe cómo eres y se sienta fascinado.

Tranquila. Tira esa pequeña barrera y él dará con el modo de llamar tu atención. ¿Te suena bien?

Imagen de Ed Yourdon


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...