Parejas que parecen felices

En ese momento en el que lloras por una relación fracasada o que te sientes impotente por no encontrar una buena pareja, miras alrededor… ¿Y qué ves?

Dondequiera que diriges tu vista, aparece una pareja sonriente caminando, haciéndose arrumacos o charlando como si sólo existieran ellos dos en el mundo.

No te libras de esas imágenes ni en Internet. Fotos y vídeos de parejas felices se recochinean de tu frustración: ¿Acaso yo no merezco una relación así?

En ese momento, en el que te parece que el amor se hizo para otros y no para ti, es conveniente que te des un baño de realidad.

pareja

No es oro todo lo que reluce

Algunas de esas parejas que parecen felices lo son sólo de cara al exterior. Cuando cierran la puerta, quizás se estén tirando los trastos a la cabeza.

Otras parejas no llegan a tanto. Pero también tienen problemas que resolver y deciden no hacerlo a la vista de todos.

Piensa en las relaciones de pareja de la gente que conoces. ¿Cuántas de esas parejas viven en una permanente luna de miel? ¿Cuántas diría un extraño que son “perfectas” y tú, que las ves de cerca, puedes ver que no son tan ideales?

Incluso las buenas parejas, donde reina el respeto y el amor, tienen que trabajarse a diario su relación para que sea así de fuerte y saludable.

Mira con atención

En ese momento, en el que la decepción y la amargura pretendan monopolizar tus pensamientos, recuerda el trabajo que hay detrás de las relaciones, incluso detrás de las aparentemente perfectas.

Recuerda de cuántas dudas y miedos acerca del amor te han hecho partícipes las personas que tienes alrededor. Probablemente, hasta te hayan pedido consejo alguna vez.

Recuerda que hay personas acomodadas en relaciones que detestan. Recuerda que muchas empiezan a salir con alguien sólo por probar o por evitar la soledad.

Y recuerda a esa gente que ama verdaderamente a su pareja y, aun así, ha de resolver problemas y crisis de tanto en tanto. Lo mismo que harás tú, cuando decidas construir una relación al lado de otra persona.

Ninguna relación es perfecta. Hay que construirlas. Y, en el proceso, surgen errores, problemas e inconvenientes diversos… que no siempre vemos quienes miramos desde afuera.

Imagen de Scarleth White


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...