¿De qué hablar en una relación a larga distancia?

Piensa en la cantidad de veces en las que no hace falta hablar para comunicarte con una persona con la que tienes contacto físico.

Contemplas el atardecer con él/ella, le das la mano, le miras a los ojos y no hace que articules ni media palabra.

Una de las dificultades de las relaciones a distancia es que dependen más de las palabras. Y, pasado el tiempo, puede ocurrir que haya días en los que la conversación no fluya tan bien como al principio.

¿Apuntamos ideas para abordar este asunto?

relación a distancia

Hablar de los respectivos planes

Un buen tema de conversación son las metas a futuro. Es interesante que cada miembro de la pareja le diga al otro cómo imagina que será su vida de aquí a cinco años, por ejemplo. ¿Cómo habrá evolucionado la relación?

Quizás salga a colación el objetivo de vivir juntos, del matrimonio, de viajar… U objetivos individuales, como terminar una carrera.

¿Qué me dices si tu pareja te sorprende con que tiene pensado irse de misionero al Congo…? (Está bien enterarte de estas cosas lo antes posible.)

Charlar sobre la vida cotidiana

Las aventuras y desventuras de la vida diaria son otro tema ideal para conversar. Eso, en el supuesto de que tanto él/ella como tú hagáis algo más a lo largo del día que estar pegados a una pantalla. Es así, ¿verdad?

Si la conversación se queda “parada” y no sabes qué añadir, siempre puedes recrearte en los detalles de la anécdota que le estés contando.

Compartir aficiones

Los miembros de la pareja no tienen porqué tener los mismos hobbies, ni tienen porqué aficionarse al mismo estilo musical, a las mismas películas o demás.

Pero sí es interesante que encuentren puntos comunes, porque habla de la compatibilidad que existe entre los dos.

Por ejemplo, se disfruta el doble compartir impresiones sobre una serie de televisión, sobre un libro o sobre un personaje que resulte de interés para ambos. ¿No te lo parece?

¿Y qué hay de tu pareja?

En esta vida moderna andamos todos tan hambrientos de atención, que muchas veces olvidamos que los demás tienen la misma necesidad que nosotros.

Aprovecha esta circunstancia cuando no sepas de qué hablar y bríndale tu atención a él/ella. Hazle preguntas sobre su vida. Pídele que te cuente más, sin prisas por hablarle tú de tus experiencias y opiniones.

Escúchale y muestra tu interés sincero en lo que te cuente. En otra ocasión, será al revés.

Imagen: Boston Terrier Dating Online


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...