Señales de que tu pareja se está cansando de ti

Hay señales que indican que una relación va por mal camino. Si tu pareja se está cansando de estar contigo, es probable que eso se note en su comportamiento.

Comentemos algunas señales que dejan ver ese hastío por la relación. Fijarte en ellas te servirá para que, cuando él/ella hable contigo del tema, no te agarre por sorpresa.

aburrimiento

Pasa menos tiempo contigo

Que pase menos tiempo contigo no es necesariamente una mala señal. Quizás tenga una buena razón para hacerlo: Una racha de bastante trabajo, problemas en la familia, etc.

Lo que sí es sospechoso es que tú no observes ninguna situación que le impida estar contigo y él/ella, con frecuencia, te excluya de sus planes. Notas que no eres una de sus prioridades; que no tiene ninguna “prisa” por verte. Eso sí es para escamarse.

Una señal confusa es que no te dedique tanto tiempo como antes (sin que aparentemente haya razón para ello) pero, mientras está contigo, demuestra entusiasmo y buena disposición.

En tal caso, habrás de seguir observando, a ver qué ocurre. O, por supuesto, hablar con él/ella del asunto. A ver si tienes éxito…

Aumentan los silencios incómodos

En el tiempo que compartes con él/ella comienzan a abundar los silencios incómodos o, simplemente, aburridos.

De vez en cuando, es natural que se den estos silencios. Cualquiera puede sentirse un día cansado, malhumorado o sin ganas de hablar. Lo malo es que se estén haciendo costumbre.

Podrías preguntarle si le ocurre algo, ya que te has dado cuenta de que últimamente no tiene muchas ganas de hablar. Aunque quizás no te diga nada, precisamente por eso mismo.

Disminuyen las discusiones

Las discusiones frecuentes en una pareja no son motivo de celebración y, menos todavía, si son muy intensas. Pero, al menos, indican que hay una inversión emocional por parte de los dos.

Es más preocupante que él/ella deje las discusiones a medias o se escabulla de las mismas, porque es señal de que no está por la labor de invertir energía en resolver los problemas de la relación.

Las parejas “sanas” suelen discutir de tanto en tanto. De hecho, discuten más que otras parejas en las que uno o los dos miembros están tan hartos, que no le ven el punto a desgastarse discutiendo.

Considera nuevamente que él/ella puede estar pasando por una etapa difícil. Dale tiempo para ver si continúa tan apático/a ante las discusiones.

Trata de llegar a acuerdos cuando surjan desavenencias, para ver si sigue en plan pasivo y sin dar apenas muestras de interés.

Comentarios que denotan aburrimiento

Discutir, no discute. No grita. No se enfurece. Pero, a veces, sí lanza indirectas o realiza comentarios que dejan ver su descontento.

Hace observaciones sobre ti o sobre las actividades que comparte contigo, que reflejan su frustración y desgana. Cada día son más frecuentes. Y, cuando tú quieres que te explique los porqués, se sale por la tangente… ya que no tiene ganas de discutir.

(Ojalá que no sea tu caso.)

Ya ves que el cansancio no surge de la noche a la mañana. Aparece y da señales, hasta que llega el día en el que es tan evidente que es imposible ocultarlo.


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...