Señales de que él tiene pareja

Estás radiante de felicidad cuando comienzas tu relación con él. Sin embargo, notas algo raro en su comportamiento que te hace pensar que puede estar manteniendo una relación con otra persona… ¡y no te lo ha dicho!

Es preferible aclarar la situación antes de que tu historia con él vaya más lejos. Fíjate en estas señales, que pueden indicar que tus sospechas son ciertas.

Su uso del teléfono

Lo más clamoroso es que no te haya dado un número de contacto. Y, si te lo ha dado, también es raro que no conteste tus llamadas o que suela responder más tarde con un mensaje de texto. Quizás haya alguien en su entorno que no “deba” saber de tu existencia.

luz roja

Considera que a veces puede estar ocupado en el trabajo o con sus amigos. Lo sospechoso es que ocurra esto continuamente. ¡Cuidado!

No te presenta a su gente

Cuando uno inicia una relación, está tan feliz que siente el impulso de compartir la noticia con los amigos o la familia. Y también dan ganas de introducir a esa persona especial en las relaciones más cercanas.

En tu caso, no ha sucedido. Él es reticente a presentarte a los suyos y suele salir contigo en lugares donde nadie lo conoce. Quizás no quiere que lo vean en tu compañía.

Además, hay fechas especiales (como la Navidad o San Valentín) que no puedes compartir con él como te gustaría. Tal vez, él sí las está celebrando… pero con otra persona.

Las horas a las que se encuentra contigo

¿Suele verte siempre a las mismas horas? ¿Cuando sale del trabajo, quizás? Eso puede ser la excusa perfecta con su otra pareja: Cariño, me he quedado trabajando hasta tarde.

¿Y cuando aparece siempre vestido en ropa deportiva? Lo mismo le ha dicho a su pareja oficial que está en el gimnasio.

Prueba a proponerle otras horas, otros lugares u otro tipo de encuentros. Si se niega y pone excusas, ahí tienes otro punto para aclarar tus sospechas.

No has puesto un pie en su casa

Se encuentra contigo en lugares públicos o en tu casa; nunca en la suya, a pesar de que, tal vez, le has sugerido que te gustaría conocer dónde vive.

Que comparta espacio con sus padres o con otra gente, no es excusa para que no te haya permitido asomar la cabeza por allí, aunque sea para ver una película o echarle un vistazo a su madriguera.

Y peor todavía es que ni siquiera te haya dado su dirección. Son altas las probabilidades de que tenga una relación y no quiera arriesgarse a que te presentes en su casa.

Ten lo anterior en cuenta para sustentar tus sospechas. Y, lo más importante, háblalo con él en cuanto sea posible.

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...