Mi novio ya no responde mis mensajes

Al comienzo de la relación, tu novio se comunicaba contigo continuamente. Pero, de un tiempo a esta parte, te llama menos y sus mensajes también son más escasos. ¿Qué puedes hacer?

(Llamaremos “novio” a la pareja, que lo mismo puede ser novia, amigo/a especial u otra palabra con la que tú designes a tu pareja.)

Supongamos que el problema NO es que está interesado en otra persona. Él te dice que quiere seguir contigo. Aunque, últimamente, eres tú quien está volcándose más en la relación.

Tú llamas. Tú le envías mensajes. Tú propones los encuentros. Etc. Él parece un poco apático o está más dedicado a otros asuntos.

Descrito el panorama, apuntemos algunas ideas.

teléfono móvil

Para empezar, es muy normal que el entusiasmo inicial con el que se inician las relaciones vaya desinflándose un poco. Al principio, todos ponemos mucha energía en el nuevo amor: pensamos en la pareja continuamente, contactamos más…

Y, a medida que transcurre el tiempo, volvemos a conceder más atención a otras áreas de la vida, que también la reclaman. Eso, por no hablar de los problemas que surgen continuamente: la salud, el trabajo, la familia, los estudios, etc.

Ésa es la parte “buena”. Tu novio puede amarte y los dos podéis tener una maravillosa relación. Quizás, el punto está en que hay asuntos que, en este momento, están demandando mucha atención y tiempo de su parte.

La parte “mala” es que tú estás a disgusto. ¿Por qué? ¿Cuáles son tus expectativas? ¿Qué esperas que haga él?

Si te consta que está agobiado, por un asunto de dinero (por ejemplo) y sólo piensa en cómo resolverlo, es comprensible que te llame menos. Y, si además eres tú quien suele llamarlo, ¿para qué va a molestarse él en hacerlo?

Piensa en la situación. Habla con él y clarifica qué está pasando en su vida. Pero hazlo sin quejas.

Las quejas no funcionan

Al hablar con él, expresa tus sentimientos. Por ejemplo: Me deprimo un poco cuando no respondes mis mensajes. Temo que ya no te interese la relación.

Y déjalo estar. No lo bombardees con reproches sobre lo que no hace o lo que hace mal. En lugar de eso, demuéstrale lo feliz que estás cuando sale de él llamarte o escribirte. Aprecia los buenos detalles que tiene contigo y házselos notar.

Ocúpate de ti

Si tu vida gira en torno a tu pareja, es probable que sientas un gran vacío esos días en los que él no te llama. Pero, si tienes una vida rica en inquietudes, esto es más difícil que pase.

La realidad es que tú no dependes de que otra persona te haga feliz. Eso es responsabilidad tuya. Si tu vida te aburre, te deprime o te frustra, en tus manos está decidir qué hacer al respecto.

Tu novio no es tu única fuente de felicidad. Y, si actualmente lo es, consigue otras más. ¿Por qué? Porque a él (y a cualquier persona) le apetecerá más compartir tiempo contigo, al liberarse de la presión de tener que hacerte feliz (una presión más, entre tantas que tiene).

Él no te llamará por obligación, porque es lo que se supone que “debe” hacer. Te llamará porque quiere. Porque está a gusto contigo.

No puedes hacer que tu novio se comporte de la manera en la que a ti te gustaría. Pero sí puedes cambiar tu actitud sobre este asunto: pensar en ti, ocuparte de ti, hacerte feliz.

Con diálogo, apoyo mutuo o espacio esta situación puede cambiar. Quizás los dos encontréis la manera de seguir adelante.

En el peor de los casos, que sería que tu novio te diga que ya no quiere una relación contigo, tu vida no va a hundirse. Si él está ocupado, tú también lo estás trabajando para hacerte feliz.


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...