Primera cita: La invitación a comer

Una sencilla invitación a comer. Ésta es la idea que barajas para tu primera cita con él/ella.

Es una buena decisión, ya que puedes adaptarla según preveas que va a desarrollarse el encuentro.

¿Laborable o festivo?

Los fines de semana y los días festivos son los ideales para programar esta cita, porque suelen ser más tranquilos. Después de disfrutar de la comida, ninguno de los dos tendrá mucha prisa, se supone.

Tal vez, surja una charla interesante que se prolongue hasta la hora del café y más allá. O puedes llevar pensada una actividad para proponérsela a él/ella después de comer (dar un paseo, ir al cine…).

Es preferible que no le menciones esa actividad “extra” a tu acompañante hasta cerciorarte de que la cita va bien: los dos estáis contentos y fluyen las buenas vibraciones.

restaurante

En caso de que no le tengas mucha fe a la cita, pero has decidido que vas a ir, podrías decantarte por un día entre semana. Si resulta que la cita va mal, puedes “escapar” después de la comida con la excusa de que después tienes responsabilidades que atender.

¿Qué restaurante?

Si la invitación sale de ti, es un bonito detalle que tengas en cuenta sus gustos (si los conoces). Eso te da más puntos que si eliges sólo en base a tus preferencias.

Por ejemplo, si te enteras de que la chica es vegetariana, propón un restaurante donde tenga variedad para elegir. Si el chico es fan de las hamburguesas y a ti te consta, entérate de lugares donde las preparen bien. Ésa es la idea.

¿Formal o informal?

Una de las mayores ventajas que tiene la invitación a comer es que, en teoría, es más informal que una cena.

Ninguno tiene porqué llevar traje o vestido elegante. Los dos estáis presentables, pero cómodos.

Lo suyo, para redondear, es elegir un lugar tranquilo. Un lugar donde podáis charlar sin ruidos estresantes que dificulten la comunicación.

Investiga lugares bonitos, tranquilos y económicos, donde comer a gusto y hablar con tu acompañante. Ojalá que, tanto la comida como la compañía, sean deliciosas para los dos. 😉


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...