Solo por San Valentín. Qué… ¿patético?

Estar solo no es lo mismo que sentirse solo, ¿verdad?

Quien está solo no tiene ningún problema. Es más, aprovecha ese tiempo para hacer otras cosas. Y, cuando quiere conectar con alguien, conecta.

La papeleta del que se siente solo es más difícil. Como es un sentimiento, dará igual que esté con pareja o sin ella; que sea Navidad, San Valentín o un día cualquiera.

Claro que hay que admitir que en ciertas fechas la soledad pega más duro. Alrededor se suceden recordatorios que enfatizan la tristeza.

En el día de San Valentín, las parejas hacen planes y los objetos con forma de corazón inundan el paisaje. ¿Y qué puede hacer un soltero que se siente solo para sobrevivir en este día?

Si es tu caso, ahí van unas propuestas.

bombones

Mira la situación de un modo diferente

La borregada mononeuronal es el colectivo que tiene asumido que es patético estar solo en San Valentín. Como no es un grupo acostumbrado a pensar, pasa por alto las ventajas que pueda tener la situación.

Pues, sí. De toda situación, incluso de una negativa, pueden extraerse ventajas u oportunidades. Pero hay que pensar para encontrarlas.

Piensa, por ejemplo, en el dinero que te has ahorrado en el acicalamiento especial, el regalo y la invitación a cenar.

En tus manos está pasar olímpicamente del declarado día del amor, como también lo está celebrarlo a tu manera. Si cualquier día es bueno para demostrar tu amor, éste también vale.

Una de las personas que más merecen tu amor está cerquísima de ti. ¡Bingo! Eres tú. ¿Quién te impide que dediques el día (o la tarde) a homenajearte?

Puedes pasear, sumergirte en tu hobby, irte de fiesta, planear una tertulia entre amigos, hacer un maratón cinéfilo o echarte a dormir plácidamente.

Lo que sea, menos meterte en las redes sociales. Si tus contactos están en la red en plan “edulcorado”, sáltate esta faena tan aburrida.

Tal vez, en un próximo San Valentín, seas tú quien esté escribiendo mensajes a su amor, comprando cajas de bombones con forma de corazón, cenando en un restaurante a la luz de las velas… Y contando todo eso en Facebook.

Pero, por el momento, tienes otros planes, otras opciones para pasarlo bien. ¡Búscalas! No escuches a los borregos que te llaman patético.

Más patético es seguir siempre a la borregada. Y tú tienes hoy cosas diferentes en las que pensar. ¿A que sí?


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...