Cómo aceptar que él no va a amarte como tú quieres

Ojalá fuese fácil aceptar que la persona a quien amas no te corresponde. Desafortunadamente, no es así. De ello pueden dar testimonio muchos corazones destrozados por el rechazo.

Pero buena parte de esos corazones también pueden afirmar que el dolor no dura toda la vida. Más adelante en el camino, hay paz, amor y otras cosas buenas, que con la pena resultan inimaginables.

amor roto

Superar un amor no correspondido es un proceso que lleva su tiempo. Y el primer paso es dar la historia de desamor por terminada.

Aceptar la realidad

No te quiero.” Escuchar esas palabras de su boca es doloroso. Aun así, cuanto antes tengas claro que con él no tienes posibilidades románticas, mejor para ti. Antes puedes comenzar a recoger los pedazos de tu corazón para recomponerlo.

Si él aún no te ha dejado claro qué siente, es el momento de que le pidas que sea honesto. Es preferible la verdad, aunque duela, que estar dando tumbos aferrándote a la mínima posibilidad de que él te dé lo que tú quieres.

Y, si eres tú quien te ciegas y te resistes a aceptar lo evidente, cuanto antes te sinceres contigo, antes comenzarás a recuperarte de este episodio.

Decir adiós

Aceptar la realidad va de la mano con asumir una postura realista: Él no va a descubrir súbitamente que está loco de amor por ti.

No va a ocurrir eso, porque él está en otra historia. Vive su vida pendiente de sus asuntos. A saber cuáles.

Eres tú quien está pendiente de los recuerdos, de las supuestas señales y de las esperanzas agonizantes de que exista un futuro compartido para los dos. Y, además de decirle adiós a él, habrás de decirle adiós a todas esas ataduras.

Es hora de curarte

¿Por qué él no pudo valorar lo que tú le diste? ¿Es que no fue suficiente?

Olvídate de preguntas de ese estilo y quédate con la verdad a secas: Él no te ama. ¿Por qué? Quién sabe. Eso tiene más que ver con él que contigo.

Tú volverás a amar algún día. Es muy probable que conozcas a una persona que sí esté dispuesta a compartir un futuro contigo. Justo lo que te mereces, en lugar de la historia de “amor a medias” de la que estás saliendo.

Pero, hasta entonces, habrás de tener un poco de paciencia. Habrás de seguir viviendo: trabajar, estudiar, jugar, salir con los amigos, etc. Habrás de estar de tu lado y cuidar de ti.


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...