¿Qué tiene de positivo estar soltero?

¿Qué tiene de bueno estar soltero… o soltera?

Dependiendo de cómo y de quién la mire, la soltería puede verse como una maravillosa oportunidad o como una maldición. ¿Tú hacia qué te decantas?

Por lo pronto, aquí vamos a intentar resaltar los aspectos positivos, sin olvidarnos de lo menos agradable.

Uno de los puntos menos agradables es la soledad que, en algún momento, experimentan los solteros. No, tú no eres el único que la siente. Es natural que a veces te den ganas de tener pareja.

Pero también es importante que recuerdes que, si ahora mismo no la tienes, es por una buena razón. Tu vida no está vacía. En ella hay amistades y proyectos. Y tú estás aprovechando lo que trae esta etapa.

Tener una relación de pareja no es un requisito indispensable para seguir viviendo y ser feliz. Muchas personas solteras dan prueba de ello cada día.

feliz

Son personas que no valen más o valen menos por el hecho de estar solteras. Y que, cuando ellas lo decidan, pueden abandonar su estado de soltería y comprometerse con una pareja.

Estar soltero no es definitivo. Estar en pareja, tampoco. Son etapas, que tú prolongas o no, según creas conveniente.

La etapa de la soltería no tiene porqué ser mejor que la de estar en pareja. Pero seguro que sí es mejor que estar con una mala pareja.

Echa un vistazo a tu alrededor y verás de todo un poco: solteros (felices y no felices), parejas (felices y no felices).

¿Y qué pasa con la soledad?

Estar soltero no implica quedarse solo. De hecho, cuando no tienes pareja, puedes aprovechar más oportunidades para hacer cosas diferentes y para relacionarte con otras personas.

¿Tus amistades de toda la vida se han emparejado? Ya que estás soltero, cultiva amistades con intereses similares a los tuyos.

¿Pareja? Sólo una buena, gracias.

Estar en una relación de pareja es maravilloso, siempre que des con la persona apropiada. Una persona que esté dispuesta a construir esa relación contigo. Alguien que te respete y te quiera como eres… Y tú a él/ella, claro.

Meterte en una relación por impresionar a otros, huir de la soledad o de la presión social es, definitivamente, bastante peor que vivir la soltería a tu aire.

Lo puedes comprobar cuando quieras, aunque es preferible que lo observes entre los casos que conoces, para ahorrarte malos ratos.

Manda a los romanticoides por un tubo

El amor es muy bonito en las novelas, en las películas edulcoradas y en los escaparates de las tiendas durante el mes de febrero.

Caramba, hay días en los que puede darte la impresión de que el único soltero e indeseable para el amor… ¡eres tú! (No, tranquilo. Somos unos cuantos más.)

A esos días y momentos “especiales” hay que sumarle la influencia de una legión de romanticones descerebrados, que no entienden cómo una persona puede vivir soltera y ser feliz.

Deja. No se lo expliques, porque no van a entender que les digas que prefieres estar soltero por el momento. No les cabe en la cabeza que se pueda ser feliz sin alguien “que te complete“. Se quedaron en los cuentos de hadas, el alma gemela, tu otra mitad… y fantasías del estilo.

Cambia de conversación. Asunto arreglado.

¡Y a vivir!

Aprovecha esta etapa para emprender proyectos y enriquecer tu vida. Piensa en tu futuro. Haz planes. Muévete hacia donde quieres estar de aquí a unos años.

Sácale lo bueno a la soltería. Y, si después eliges entrar en una etapa de pareja, sácale también lo bueno que tiene, que es bastante.


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...