La relación con una persona consagrada al trabajo

Tu pareja trabaja (o estudia) tantas horas que apenas si le ves el pelo.

Suponiendo que tú aceptas lo importante que es para él/ella el progreso en su carrera y que apoyas su esfuerzo, tiene poco sentido que tiempo después le eches en cara que no te dedica el tiempo que tú necesitas.

Si tú deseas compartir tu vida con una pareja menos volcada en el trabajo, deja a esta persona y busca a otra que se parezca más a ti.

De lo contrario, responsabilízate de tu decisión e ingéniatelas para ser feliz mientras él/ella está ocupado en el trabajo.

¿Cómo te las puedes ingeniar? He aquí algunas ideas.

reunión

Dale un giro a su devoción por el trabajo

Si ahora ves el trabajo como ese amante que te roba la atención de tu pareja, dale la vuelta y mira la otra cara de la moneda.

Probablemente, él/ella esté interesado en progresar en su carrera para tener un mejor futuro. Y, mira por dónde, en ese futuro estás tú por el momento.

Aprovecha el tiempo compartido

Él/ella te quiere, está a gusto contigo, disfruta de esos momentos juntos y sabes que desea seguir a tu lado.

Suponiendo esto, pon tu granito de arena para sacarle partido al tiempo (algo escaso) que compartís.

Podrías proponer actividades, más cortas o más largas según la disponibilidad de ambos. Si no se puede salir una noche, por ejemplo, propones un breve encuentro por la tarde o en el almuerzo.

Alimenta tu vida social

Para no depender demasiado de la compañía de tu pareja, podrías salir más con los amigos y participar con ellos en distintas actividades. Y también podrías cultivar tus hobbies (compartidos o en solitario).

Si tienes más tiempo libre que tu pareja, aprovéchalo para hacer algo constructivo, que disfrutes o que te relaje.

Ten tus propios proyectos

Cuando, además de compartir unas metas comunes, cada miembro de la pareja tiene sus propias metas, la relación se enriquece. Además, ninguno depende tanto del otro, lo cual es sano.

Por tanto, trabaja en tus objetivos y haz tus progresos en ellos. Cuando estés con tu pareja, los dos podréis conversar sobre vuestras respectivas experiencias… y celebrarlas.


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...