7 Errores a evitar tras una ruptura

Los errores nos sirven para aprender. Pero si podemos ahorrarnos alguno, ya que los hemos cometido otras veces o hemos visto sus consecuencias en personas que conocemos, mejor.

Los que siguen son errores muy frecuentes en las rupturas. Quedamos tan vulnerables tras el fracaso de una relación, que es fácil caer en un error que empeore el mal trago que vivimos.

Repasemos algunos de estos errores. Quién sabe. Tal vez, al tenerlos tan presentes, podamos evitarlos o prevenir a alguien que esté a punto de cometerlos.

siete

1) Ser amigo de tu EX. Se necesita un tiempo para asimilar la ruptura. Este capítulo suele doler, aunque se trate de una “ruptura amistosa”. Las heridas han de cicatrizar. Tal vez, más adelante puedas construir una relación distinta con quien fue tu pareja (si es que quieres que haya alguna).

2) Perseguir a tu EX. Si sigues a tu EX o estás pendiente de sus novedades, no le estás poniendo el punto y final a la relación, que es necesario para que comiences a recuperarte de la ruptura. Al contrario, quizás te hagas más daño al albergar falsas esperanzas de retomar la relación.

3) Echarte toda la culpa de la ruptura. Las relaciones son cosa de dos. Uno sólo no carga con toda la responsabilidad del éxito o del fracaso de la pareja. Si acaso te equivocaste gravemente, eso no significa que seas mala persona. Todos nos equivocamos y hemos de aprender de esos errores.

4) Sumergirte en comportamientos dañinos para ti. Como el de herirte a conciencia o el de atascarte de comida, bebida o sustancias que te ayuden a olvidar las penas. Estas salidas suelen empeorar la situación, que ya es difícil de por sí.

5) Montar un drama en público. Por dignidad, por elegancia y, sobre todo, por respeto hacia ti mismo, resiste el impulso de hacer un show con tu dolor. A los desconocidos no les importa tu “tragedia”. Todo lo más, se sacudirán el aburrimiento a tu costa.

6) Apresurarte a salir con otras personas. Podrías dar con elementos indeseables o, simplemente, no apropiados para ti. Necesitas restablecerte antes. Y, después, piensas con quién quieres compartir tu vida.

7) Encerrarte a cal y canto. Negarte a salir; echarte a morir por la ruptura. Aunque duela horrores, la vida no se acaba. Deja que pase un tiempo mientras vas atendiendo otros asuntos. Un día te levantarás y no sentirás ese dolor. Pregúntales a quienes han pasado por una ruptura y verás que te lo confirman.


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...