¿Mal de amores? Toma chocolate

¿Sufres por penas de amor? ¿No levantas cabeza? Aquí llega el chocolate para ayudarte a remontar los ánimos.

Los estudios prueban que el chocolate afecta a las emociones. Es un remedio clásico que hace que te sientas mejor, salvo que te pases con “la dosis” y/o estés en una dieta estricta (en ese caso, no).

Así que, si tu dieta lo permite y eres capaz de moderarte, hazte con una barrita de chocolate y prepárate para saborear esta delicia.

Los científicos admiten su poderío (que radica en su sabor, precisamente). Y nosotros vamos a apuntar más motivos para que te dediques este momento de placer.

chocolate

1. El chocolate está siempre ahí cuando lo necesitas. Su amor es incondicional y constante.

Jamás encontrarás un chocolate que te desprecie, que se escabulla, que te prometa cosas que no va a cumplir, etc.

2. El chocolate brinda una sensación de bienestar inmediata. Incluso antes de sacarlo del envoltorio, sientes que pasarás un buen momento a su lado.

Qué diferencia con ciertos engendros que parece que están programados para herir los sentimientos de los demás.

3. El chocolate te rescata en los momentos más complicados… y no te pide nada a cambio.

4. El chocolate no te exige ser perfecto/a para disfrutar de su compañía. Ya puedas estar en pijama y luciendo greñas, que no te pondrá mala cara.

5. El chocolate siempre está delicioso. No hace falta que tú estés con el guapo subido y la inspiración en el techo. Eso es cosa suya.

El chocolate tiene buena pinta, huele bien y sabe mejor. Está hecho para hacerte feliz.

El único problema que quizás tengas ahora es el de elegir, por la variedad que hay: ¿frío, helado, muy caliente?; ¿blanco, negro?; ¿sólido, líquido? … ¿Con cuál te quedas? 😀


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...