En la búsqueda del hombre perfecto

Unas amigas se hallan conversando en una cafetería. A una de ellas le da por explicarles su visión del hombre perfecto:

El hombre con quien yo me case ha de tener luz, un brillo que le haga destacar. Debe ser bueno en la música; tocar algún instrumento o cantar. Imprescindible, que sea divertido y ocurrente. ¡Ah! También tiene que ser hogareño. Quiero que se quede en casa por las noches.”

Una mujer mayor pasaba por la mesa de las amigas y escuchó casualmente la descripción de la chica. Se dirigió a ella y le dijo:

Cariño, si eso es todo lo que quieres, ¡compra una tele!

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...