Excusa: No tengo tiempo para salir con nadie

¿Estás muy ocupado? ¿Tienes otras cosas más importantes en qué pensar?

Hay solteros convencidos y felices con su opción de vida. Pero también están los solteros que tiran la toalla, por lo perdidos que están en el tema de los amores, y se refugian en la excusa del: No tengo tiempo para esas cosas.

¿Y quién tiene tiempo de sobra? La mayoría de las relaciones las forman personas que están ocupadas. Nada que ver con esas series o películas románticas en las que los protagonistas sólo viven para el amor.

Cada cual tiene sus compromisos y responsabilidades. Cierto. Unos más que otros. Pero el amor tiene su tiempo y espacio en la agenda para quien se propone dárselo.

llega la hora

En realidad, es beneficioso que tengamos cosas que hacer (aparte de enamorarnos). Además de desarrollarnos en diversas facetas, más tenemos para compartir con los demás, incluyendo a la pareja (o posible pareja).

Somos más independientes. Como hay otros escenarios en los que aparecer, no estamos continuamente orbitando alrededor de la pareja.

Y también somos más interesantes. Piénsalo. ¿A quién consideras más atractivo: a quien no da un palo al agua o a una persona que tiene proyectos, hobbies, aspiraciones, etc.?

Sí, pero… ¿cuándo salgo con gente?

Salir por ahí y relacionarse lleva su tiempo. Nuestro soltero ocupado quizás no disponga de mucho, pero algún hueco sí podría encontrar a lo largo de la semana: ¿una tarde?, ¿unas cuantas horas del domingo?

También podría aprovechar las posibilidades para comunicarse que le brinda la tecnología. Conocer y tratar con gente está al alcance de un click.

Y podría probar también una opción muy buena: relacionarse con personas que compartan inquietudes con él/ella. Si, por ejemplo, practica un deporte u otra afición, ahí tiene todo un campo para explorar. Los hobbies ayudan bastante a conocer a personas compatibles con uno.

En definitiva, opciones siempre hay, aunque sean poquitas. Lo que pueden fallar son las ganas de encontrarlas.

Tal vez fallen por las malas experiencias que este soltero ocupado ha tenido anteriormente con los amores. De ahí que exclame: “Estoy mejor solo.”

Ni qué decir tiene que lleva razón. Está mejor solo que acompañado por una persona que le amargue la vida. Pero es que eso no ocurre siempre. Si así fuera, pocos tendrían pareja.

Ninguna relación es perfecta. Lo que no quita que haya parejas que funcionan bien; que se escuchan y se apoyan mutuamente.

Puede que nuestro soltero ocupado no haya conocido a la persona adecuada para formar un buen equipo y por eso tenga esa pobre imagen de las relaciones. Detrás de su excusa de la falta de tiempo para tratar con gente, puede estar el miedo a encontrarse de nuevo con la persona que le desgracie la existencia.

Si fuera el caso, habría que animarlo a correr el riesgo o a que fuera más receptivo. Podría ser que, poniendo un poco de su parte, conociera la persona adecuada con la que compartir sus ajetreos y con quien colaborar para construir un futuro juntos. ¿Por qué no?


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...