Ideas para disculparte con ella

Por bien que vaya una relación, aparecen errores, desacuerdos, malentendidos y demás circunstancias que desatan el conflicto.

¿Resultado? Tú estás mal. Ella está mal. Y lo suyo es arreglar el asunto y hacer las paces.

Atrás quedó la discusión y dudas en dar el primer paso para reconciliarte. A ti también te dolieron sus palabras.

Está bien. Deja que se enfríe la situación, pero no demasiado. Cuanto más lo dejes, más tiempo estarás rumiando el tema y, total, ¿para qué?

Lo suyo es que, cuando puedas hablar con calma del tema, vayas a buscarla y tengas una conversación con ella. Una, en la que le pidas disculpas por la parte que tú hiciste mal.

sentados

A todo esto, ¿tienes claro por qué vas a disculparte? ¿Qué hiciste para herir sus sentimientos? Decir “lo siento” sólo por darle gusto a ella no es arreglar las cosas. Has de saber la razón concreta por la que ella se molestó. Si no sabes cuál fue exactamente, pregúntasela.

Ya que esté claro ese punto, respeta los sentimientos de tu chica y, si cometiste un error, acéptalo.

Éste no es momento de sacar los trapos sucios o de recurrir al clásico: “Y tú más”. Es el momento de llegar a acuerdos sobre esa situación en concreto y de que cada uno asuma su responsabilidad. A lo que se une, para que la disculpa sea efectiva, el propósito de no volver a tropezar en la misma piedra.

Para aclarar el asunto y que no queden cabos sueltos, es recomendable que esta conversación sea cara a cara. Ni mensajes ni llamadas, a menos que no haya más remedio.

¿Qué es lo que queda? Practicar. Si la relación sigue adelante, no es la última vez que habréis de dialogar para resolver un conflicto.

Estas situaciones, desde luego, no son agradables. Pero de ellas se aprende y se sientan las bases para resolver los problemas con respeto mutuo y comprensión.


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...