5 Descubrimientos que harás en tu soltería

¿Sólo puedes ser feliz mientras estás en pareja? ¿Qué tal si descubres que también puedes serlo mientras estás sin ella?

Una pareja afín con la que compartas la vida, qué duda cabe, es una fuente de felicidad. Pero tú no vas a estar en pareja toda la vida. Habrá etapas en las que, por una razón u otra, estés soltero o soltera. ¿Qué hay de este tiempo?

Si tú lo quieres, harás descubrimientos que te servirán para ser feliz; objetivo que compartes con todos nosotros.

1. El amor no se reduce al amor de pareja

Encuentra el amor”, te sugieren en Internet o en las películas. Es como si sólo existiera ése, el que consiste en una relación romántica.

relajado

Mucha gente se lo traga y piensa que vive sin amor. O, peor, que no encontrará el amor, porque ha tenido tropiezos en los asuntos de pareja.

Pues anda, que si ése fuera el único amor… ¿Dónde metemos a los amigos? ¿Y a la familia? ¿Y qué me dices de las actividades que te encantan?

Tú estás relacionándote contigo mismo las 24 horas. Mírate y mira lo que haces cada día. ¿Es que sólo demuestras amor en una relación de pareja?

¿Cómo llamas entonces a lo bonito que sientes cuando ofreces lo bueno de ti a los demás o a las cosas que haces?

2. No necesitas de una pareja para ser valioso

Eres valioso (o valiosa) tal y como estás, sin otra persona se ponga al lado para confirmar que lo eres.

Es cierto que la gente con pareja suele estar mejor valorada socialmente que la soltera. Pero no hay base real para ello.

De la noche a la mañana, una persona puede ver cómo su pareja se va (por cualquier motivo) y eso no le haría menos valiosa de lo que es. ¿O tú crees que sí?

3. La soledad es una buena medicina

La soledad es curativa, especialmente cuando sales de una relación y necesitas darte un tiempo para recuperarte y reencontrarte contigo.

Cuando el dolor se atenúa, el tiempo a solas puede ayudarte a ordenar las lecciones que has aprendido y a aclarar lo que quieres y lo que no quieres, ya se trate de una relación de pareja o de todo lo demás.

4. Tu felicidad depende de ti

Tu felicidad está en tus manos; no en las manos de otro. Porque, si lo está, ve preparándote para que se esfume en cuanto esta persona desaparezca de escena o decida que ya no va a darte felicidad.

Los demás pueden compartir lo suyo contigo. Pueden impulsarte, animarte, apoyarte y ser una fuente de alegría. Pero no son la fuente principal de tu felicidad; ni siquiera lo es la pareja.

La fuente principal eres tú, cuando te provees de amor, de alegría o de otras cosas buenas por ti mismo. Y tú, también, cuando compartes con los demás lo bueno que hay en ti.

Gran diferencia, ¿no? En lugar de esperar a que otro te haga feliz, aprendes a hacerte feliz y compartes.

5. Puedes explorar tanto en ese tiempo…

Es una de las ventajas de estar sin pareja. No tienes que considerar la opinión de otra persona a la hora de tomar ciertas decisiones. Por ejemplo, la de dónde irás el próximo fin de semana, la de si tener mascota o la de a qué hora haces la colada.

Nos quieren convencer de que la soltería es un valle de lágrimas. Y, en realidad, es una etapa que puede ser tan infeliz o tan positiva como tú decidas. Podrías emplearla en hacer descubrimientos como éstos. ¿Por qué no?


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...