Ideas para llevar tu nueva relación con calma

Iniciar una relación de pareja con la persona de quien te has enamorado es una de las experiencias más emocionantes que podemos vivir. Hay que disfrutarla.

Eso no está reñido con ir despacio, para evitar el riesgo de que la relación se queme demasiado pronto u otros errores que más tarde podamos lamentar.

He aquí algunas ideas para llevar la relación con calma sin quitarle emoción al asunto.

límite de velocidad

1. Resiste el impulso de estar en contacto permanente

Al inicio de la relación, es natural que el tiempo compartido con tu pareja se te haga corto. Sientes la necesidad de estar en contacto con él/ella a todas horas. Pero eso no significa que, cada vez que sientas el impulso, hayas de sucumbir a él.

Muestra tu espontaneidad y tu romanticismo, sí, pero no te pases el día detrás de él/ella. Tal vez tu pareja prefiera un poco más de espacio o le asuste tu intensidad.

Podrías hablar con él/ella de este tema o frenar un poquito tus ganas de buscarle. No pasa nada por echarle de menos unas horas. Más alegría te dará cuando le veas o te llame.

2. Evita hablar sobre el futuro en común

Aún es demasiado pronto. Le estás conociendo y, aunque sueñes con un futuro a su lado, todavía queda un trecho que recorrer.

Ata en corto tus expectativas y tus fantasías. Y observa cómo se van dando las cosas.

3. No tengas prisa en decir “Te quiero”

Por la misma razón del punto anterior. La relación está empezando y hay mucho por descubrir.

Al principio las hormonas andan revueltas y la cabeza, en las nubes. Es fácil confundir la atracción o el deslumbramiento con sentimientos más sólidos.

Además puede que, al dejarte llevar y decir “te quiero” muy pronto, la relación tome un carril más serio antes de que tú te hayas preparado. Espera un poquito.

4. Atiende las demás áreas de tu vida

Disfruta de esta etapa tan maravillosa. El amor es el área protagonista en este momento de tu vida. No obstante, no descuides el resto de áreas.

Sigue prestando atención a tus responsabilidades habituales, a tus amigos, a tus hobbies, etc. Y permite que tu pareja haga lo mismo.

Así, los dos conservaréis vuestra identidad, un espacio propio y una vida más llena para compartirla.

¿Qué te parece? Aunque sea difícil y cometas errores (como todo el mundo), ¿crees que podrás saborear este amor con calma?


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...