¿No puedes evitar seguir pensando en tu EX?

Las rupturas son dolorosas, especialmente cuando llegan sin que las esperes o aún estás enamorado/a de tu EX.

Tómate el tiempo que necesites para superar este capítulo de tu vida y no seas duro/a contigo mismo cuando te sorprendas pensando en él/ella. Es lo “normal”. Las heridas han de cicatrizar.

Aquí hay algunas ideas que, tal vez, puedan ayudarte.

solo

Relaciónate

Poco a poco, ve saliendo del aislamiento. Que te dé el aire. Si todo el día te quedas a solas con tus pensamientos, éstos pueden consumirte.

Relacionarte con otras personas y compartir actividades con ellas puede ser un buen bálsamo. Durante esos momentos, en los que estás charlando, paseando o echándole una mano a un amigo que lo necesita, descansas de la pena.

Además, si realizas acciones en las que apoyes a los demás, sumas en autoestima y confianza. Son pequeños gestos que proveen gotas de bienestar emocional, que tanta falta te hacen ahora mismo.

Sumérgete en actividades que te gusten

Los hobbies son estupendos en estos casos. Además de ayudarte a desconectar del dolor, suman más gotas de bienestar, disminuyendo así el riesgo de caer en una depresión.

Piensa en el que más te guste para iniciarlo. O bien, retoma una afición que dejaste hace tiempo. Puedes practicarla en solitario o unirte a otras personas con quienes compartirla.

Piensa en lo que te gustaría hacer

Ve mirando hacia delante. Piensa en tus próximas vacaciones, por ejemplo. ¿Dónde te gustaría ir?

También es buena idea mirar un poquito más allá. Quizás puedas plantearte un objetivo profesional o personal que le dé emoción a tus días y te sirva para construir el futuro que quieres.

Ya irás dándole forma poco a poco. Se te ocurrirán ideas y proyectos en los que involucrarte.

Día a día irás dejando atrás el dolor y contemplando un horizonte en el que te esperan variadas alegrías, si tú decides ir caminando hacia ellas.


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...